¡Vamos a morir todos!

– 1994 está tan cerca de 2018 como 2042. – Ha pasado tanto tiempo desde el año 2000 hasta ahora como entre 1982 y el año 2000. – Hace 27 años del Smells Like Teen Spirit. Kurt Cobain murió con 27 años. Ahora tendría 259 años, como Shakespeare. – ¿Recuerdas cuando de niño pensabas que la…

Mi tesis doctoral

Ante las dudas surgidas acerca de mi tesis doctoral, titulada ¿Es el neotomismo una refutación de la teoría de la relatividad? Por supuesto que no, menuda tontería, si no tienen nada que ver, reproduzco algunos fragmentos con el objetivo de acallar rumores y confirmar mi buen hacer y mi ética profesional y personal. “Quiero dedicarle este trabajo…

Una de esas pesadillas

He tenido otra de esas pesadillas horribles, una de esas que todo el mundo sufre de vez en cuando. He soñado que me despertaba a primera hora de la mañana, cuando ni siquiera había amanecido, y me vestía con traje y corbata para ir a trabajar. Lo peor era la corbata: tenía que deshacer el…

Solo con tilde

—Voy a pasar solo el resto de la tarde en casa. —¿Ese solo va con tilde o sin tilde? —¿Qué? —¿Lo has dicho con tilde o sin tilde? —¿Pero qué dices? —¿Vas a pasar solo sin tilde el resto de la tarde en casa o solo con tilde el resto de la tarde en casa?…

A ti te ha mordido un zombi

—Oye, ¿te ha mordido uno de los zombis? —¿A mí? No, no, qué va. —¿Seguro? —Segurísimo. Me habría enterado. Qué cosas tienes. —Es que te he visto con uno encima. —Sí, sí, casi me muerde, pero lo aparté a tiempo. —Y no te mordió antes. —No, no. —Ni un poco. —Te estoy diciendo que no.…

¡Atención, pregunta!

Me he topado en Twitter con uno de estos juegos de 20 preguntas sobre librosy he pensado que tal vez sería buena idea contestarlas aquí. En Medium, los amantes de la literatura podemos comentar los centenares, qué digo centenares, las decenas, qué digo decenas, las unidades de libros que leemos cada año. Y todo en un…

Mariano Rajoy me odia

Yo salía del bar y justo él entraba, con escolta y todo. Como votante suyo y teniendo en cuenta los menosprecios que sin duda el pobre hombre tendría que soportar cada día, me paré a estrecharle la mano y agradecerle sus años de dedicación al país. —Muchas gracias, señor presidente —le dije—. Siga con el…