Lo que pienso de los aliens

En 2028 llegaron a la Tierra alienígenas de una sociedad mucho más avanzada que la nuestra. No solo venían en son de paz, sino que la tecnología y el conocimiento que nos trajeron iniciaron una era de paz y prosperidad nunca vista, pidiendo a cambio solo algunas materias primas escasas en su planeta. 

Esto es lo que yo decía sobre estos extraterrestres a mis amigos, familiares y cualquier persona que estuviera a menos de dos metros:

—Tan listos no son.

—Si nuestra civilización hubiera vivido diez mil años más, también habría llegado a ese nivel de conocimiento. Era solo cuestión de tiempo.

—Sí, bueno, pero no pueden tomarse una buena cervecita fresca porque el alcohol los mata. No compensa.

—¿Diez kilos de arena al año no es un precio demasiado elevado? Esa arena es nuestra.

—A lo mejor han curado el cáncer, pero vete a saber lo que nos han metido en el cuerpo. A largo plazo se verán las consecuencias.

—No digo que no sean inteligentes, solo digo que es otro tipo de inteligencia. Nosotros somos más de calle y ellos más de curar el cáncer y esas cosas. 

—Yo no me aclaro en un laboratorio, pero si un alienígena y yo nos metemos en una banda callejera, al que eligen de líder es a mí. Me juego lo que quieras.

—Ya sé que no hay bandas callejeras porque su plan para terminar con la delincuencia funcionó a la perfección. Era un planteamiento hipotético.

—¿Estamos seguros de que su vacuna universal sin efectos secundarios no provoca calvicie? Veo mucho calvo últimamente, no creo que sea casualidad.

—¿Tú has visto a alguno de cerca? Yo sí. No son tan altos.

—No es verdad que mi mujer me dejara por uno de ellos. Primero me dejó y luego comenzó a salir con él. Pasaron al menos dos semanas.

—No, no es lo mismo.

—No sé por qué dices eso, me parece que no tienen pene.

—No te puedes creer todo lo que ves en los vídeos porno.

—Es posible que hayan terminado con las guerras, pero no todas las guerras eran malas. Si no fuera por la Segunda Guerra Mundial, Hitler seguiría vivo. Esto es ciencia.

—Ya sé que también han terminado con el nazismo, solo era un ejemplo.

—Lo único que digo es que me habría gustado tener la oportunidad de terminar con el nazismo por mi cuenta. No digo que yo hubiera podido hacerlo, solo que tenía derecho a intentarlo.

—Claro que he engordado. ¿No te estoy diciendo que se nos quieren comer? Todo forma parte de su plan.

—La arena para el que se la trabaja.

—Es verdad que gracias a ellos podemos viajar a otros planetas, pero como en España no se come en ningún sitio.

—¿Te tengo que recordar lo de la cerveza? No compensa.

—Son capaces de prohibir el alcohol. Ojo. Que se empieza por la delincuencia, se sigue con la pobreza, se erradica el cáncer y lo siguiente son las cervecitas.

—Vale, lo de las pastillas contra la resaca estuvo muy bien.

Autor: Jaime Rubio Hancock

Yo soy el mono de tres cabezas