Las elecciones son el martes, señor presidente

—¿Tengo algo importante en la agenda de la semana? Espero que no, voy muy retrasado con mis series.

—Pero, señor Trump, las elecciones…

—¿Qué elecciones?

—Las elecciones son el martes, señor presidente.

—¿Las mías?

—Sí, señor.

—¿No te habrás liado? Mira bien, a ver si son las del senado o algo así. Jaja, el senado, qué ridículo. ¿Qué somos? ¿Romanos? ¿Van con toga, los senadores?

—Lo siento, señor, pero las elecciones del martes son las presidenciales.

—¿Pero por qué nadie me avisa de esto?

—Bueno, ehm… Yo creo que se lo dijimos… Y, en fin, está en todos los periódicos.

—¡No deis nada por supuesto! ¡He estado enfermo! ¡Con covid! ¡No estaba para leer periódicos! En fin, supongo que aún se podrá hacer algo. ¿Qué dicen las encuestas?

—Pues Biden tiene algo de ventaja.

—¿Biden? ¡Biden no se puede presentar! ¡Ya fue presidente!

—Sí puede, señor. Fue vicepresidente.

—¡Pues que se presente a vicepresidente! ¿Qué quiere? ¿Serlo todo? Que se presente también a Papa de Roma, hostia ya.

—¿Eh?

—Esto es injustísimo, ¡nadie me avisó! Llama a Biden y pregúntale si le importa que lo dejemos para dentro de dos martes.

—No puede ser, señor presidente. La campaña ya está en marcha.

—Solo estoy hablando de un pequeño retraso. Tengo que pensar bien en mi programa. Estuve leyendo sobre una cosa llamada “marxismo-leninismo” y creo que podríamos adoptar algunas de estas ideas.

—¿Marxismo-leninismo? Pero, señor, eso es comunismo.

—No, hombre, no. Comunismo es subir un poco los impuestos. Aquí hablamos de nacionalizar empresas y que sean propiedad del Estado, es decir, del presidente.

—Creo que no va así la cosa.

—¿Sabes lo que es la plusvalía? Es lo que ganan otros empresarios por no hacer nada. Yo quiero algo de eso, también.

—Pero, señor…

—Estoy en la ruina… O implantamos el marxismo-leninismo y consigo algo de plusvalía, o tendré que vender mis hoteles. Volviendo al tema: llama a Biden y pregúntale lo de retrasar las elecciones. Es majete, no creo que le importe.

—Es que siempre son el primer martes de noviembre.

—Mira, no. No.

—¿No?

—Eso es algo que siempre he odiado.

—¿El qué, señor presidente?

—Lo de “siempre se ha hecho así”. Si en una de mis empresas me venía alguien diciendo eso, lo despedía. Hay que ser flexibles y estar atentos a las innovaciones que nos faciliten el trabajo. Por ejemplo, todo el mundo decía que era imposible que los ascensores funcionaran sin cables y llevaran cohetes. Era imposible, pero primero lo probamos porque si no lo pruebas, ¿cómo lo sabes? Además, solo murieron dos personas, nunca entendí por qué hizo falta llegar a juicio. Por cierto, lo he pensado y quiero que los senadores vayan con toga. Llama a Biden, anda.

—Yo le llamo, pero no va a querer.

—Mira, hoy estás insoportable. Ya lo llamo yo. A ver, creo que tengo su número guardado en el móvil. Sí, aquí… Me envió un meme hace poco: se me veía a mí cruzándome con el virus de la covid y el virus salía con mascarilla… Qué cabrón… ¡José! ¡Soy yo! ¡Donaldo! (Nos hablamos con nuestro nombre en español, es una broma nuestra). ¿Qué tal? Oye, ¿sabías lo de las elecciones? ¿Sí? A mí no me habían dicho nada. Te llamaba por si lo pudiéramos retrasar. Quince días. O una semana. Joder, tío. Pero es que no lo sabía. Claro que aceptaría si estuviera en tu lugar. Porque yo soy un caballero y no una rata traidora. No te estoy llamando rata traidora, solo estoy diciendo que yo no lo soy. Si te das por aludido es tu problema, Joe. No, no te pienso llamar José porque ahora estoy enfadado. Me da igual. Venga, hasta luego. Sí, mañana partidita de Carcassone. Dice que no.

—Lo siento, señor presidente. Quizás deberíamos seguir con la campaña.

—¿Seguir? ¿Cuál es mi eslogan?

—Mantengamos América grande.

—¿Todavía estamos con eso? ¿Cuánto hemos hecho crecer América estos cuatro años?

—¿Qué?

—¿Cuántos kilómetros cuadrados? ¿Fue con diques, ganando terreno al mar? ¿O finalmente compramos Groenlandia?

—Creo que el país mide más o menos lo mismo, señor.

—Entonces necesitamos algo nuevo. ¿Qué tal “Biden es un resentido y no me deja retrasar las elecciones”?

—Creo que no se entiende bien, presidente.

—”Blancos, negros, chinos: os quiero a todos”.

—¿Qué?

—¿No dicen que soy racista? Pues algo así, para convencerles de que no lo soy. Me da igual que seas chino o moro, yo estoy abierto a todas las razas. Tuve una novia de Dakota y Dakota es un nombre siux.

—Señor, no puede decir eso.

—¿Qué parte?

—Ninguna.

—Bueno, mira, déjame un rato y ya hablaremos en otro momento, que hoy me estás diciendo que no a todo.

—Lo siento, señor.

—Cuando yo digo algo, no quiero que me respondas que no se puede, sino que me digas cómo hacerlo.

—Perdón, señor.

—Y que lo hagas.

—Lo intento, señor.

—Vete.

—Sí, señor.

—Espera, antes de irte cepíllame el pelo.

—Voy, señor.

—Y suave, que siempre me das tirones.

—Iré con cuidado, señor.

Autor: Jaime Rubio Hancock

Yo soy el mono de tres cabezas

2 comentarios en “Las elecciones son el martes, señor presidente”

Los comentarios están cerrados.