¿Te puedo preguntar una cosilla?

3123698576_d09804c79e

-Hola, ¿te puedo preguntar una cosilla? Es que no nos aclaramos con este tema.

Me giro y veo que es Judith, de contabilidad, que viene con unos papeles debajo del brazo, y pienso, anda, qué bien, esta chica parece maja y, de hecho, está sonriendo y me mira con esos ojos tan grandes que tiene, y pienso que claro que la disculpo, que me puede preguntar lo que le dé la gana y mira, igual se lo digo así: “Por supuesto que te disculpo, sólo faltaría, ni que hubieras hecho algo malo”. O no, mejor le digo: “No te perdonaré jamás” y se reirá porque se lo diré medio sonriendo y porque seguro que tiene sentido del humor. No he hablado mucho con ella, pero esas cosas se notan. Pues bien, le diré eso y se reirá, pero después le echaré una mano con lo que me diga, cordial y sobre todo serio. Ojo, ahí es donde entra en juego mi astucia, porque le diré que hay un tema que no tengo claro. “Dame un minuto y te lo miro”. Será algo que en realidad ya sabré, pero esperaré diez minutos para explicárselo por mail. Porque así parecerá que le he dedicado más tiempo del que en realidad le he dedicado y además podré comenzar a enviarle mails sin que parezca que soy un psicópata. ¿Por qué iba a enviarle correos, si no? Así, con la coñita, un día le diré de tomar algo y me dirá que sí, claro, ¿por qué no? Al fin y al cabo, seré ese tipo tan majo que le envía mails desde que le solucionó aquel problema. El primer día no pasará nada, sólo unas cervezas, pero nos reiremos mucho y yo sabré que podría, pero no habré querido. Que sufra un poco, que dude, que piense que igual sólo quiero ser su amigo, que sólo somos compañeros de trabajo y no hay nada más. Pero la segunda vez, sí, la segunda vez la cerveza se alargará hasta un tapeo y ahí ya no perdonaré. Al día siguiente nos saludaremos en la oficina, disimulando y aguantándonos la risa, y le enviaré un mail bromeando sobre mis ojeras porque tuve que salir de su casa a las cinco de la mañana para pasar por la mía y cambiarme. Seguiremos viéndonos, primero a escondidas, pero al cabo de unos meses ya lo sabrá todo el mundo e incluso los compañeros me darán algún codazo de complicidad durante el café, al que yo responderé con una sonrisa azorada. Cuando nos asciendan a los dos, porque nos ascenderán, nos decidiremos a dar el paso y nos iremos a vivir juntos. Apenas unos meses después, por qué no, nos casaremos y nos iremos de viaje de novios a Nueva Zelanda, que a ella siempre le ha hecho gracia. Al volver ella recibirá una oferta para trabajar en otro sitio, mucho mejor pagado, y la aceptará. Lo cual será un alivio para los dos porque ya estaremos un poco cansados de vernos a todas horas cada día, aunque no nos atreveremos a confesarlo. De todas formas, todo irá bien, al menos hasta que nazca el bebé. Ojo, que querremos mucho a Rebeca, pero entre una cosa y otra, las tensiones irán en aumento: yo no querré renunciar a mi independencia y a mis cervezas con mis amigos, mientras que ella lo tendrá cada vez más difícil para hacerse cargo del trabajo y de la cría, y más teniendo en cuenta que mis padres viven fuera de Barcelona y que su madre no estará ya muy bien de salud, por lo que no podremos recurrir a los abuelos para hacer de niñeros. Reconozco que yo no haré un gran esfuerzo por adaptarme, que me comportaré como un egoísta, pero también hay que decir que ella ya no será la Judith con la que me habré casado… No, espera, no está bien que le eche la culpa: eso no es más que una excusa, no es más que lo que me diré a mi mismo cuando me esté tomando una primera cerveza, al salir del trabajo, con la nueva abogada, una chica que habrá acabado de entrar, una morena con mucho sentido del humor (también) a la que yo haré caso porque soy imbécil y porque siempre lo echo todo a perder. Pero ya será tarde para lamentaciones, porque me estaré vistiendo en su casa y mientras baje en el ascensor le enviaré un mensaje a Judith diciéndole que ya salgo de la oficina, menudo lío de última hora, donde ella sabrá que ya no estoy porque como no cogía el móvil y la niña está enferma, habrá llamado y ya le habrán dicho que me fui hace como tres o cuatro horas.

Miro a Judith, que sostiene sus papeles, aguantando la sonrisa, probablemente sin saber si no la he oído o si simplemente soy subnormal.

Me pongo de pie. La abrazo.

-Lo siento, Judith, pero no te puedo echar una mano. Sé que ahora no lo entiendes, pero lo hago por tu bien.

Y me voy al baño a llorar.

(Fuente de la imagen).

Anuncios

13 comentarios en “¿Te puedo preguntar una cosilla?

  1. Pingback: Te puedo preguntar una cosilla?

  2. Y Rebeca se parece más a ti o a Judith?

    PD. Gracias por escribir y compartir. Ahora voy al baño que tanto ingenio me pone.

    Me gusta

  3. de repente pensé ¿alquien se ha metido en mi cabeza? parece justamente la misma cadencia aterradora que siguen mis pensamientos, todo eso a una velocidad cuántica, miles de ideas sobre esto y lo otro y millones de universos paralelos que se crean con los posibles futuros a través de cada pequeño evento del día a día. y pienso ¿como he llegado hasta aquí y me voy a ir sin decir …



    me voy al baño a llorar

    😀 😀 😀 😀

    Me gusta

  4. Ahora cuenta la historia de como ella se acostó con el hermano de el, el día anterior a la boda y esa hija no le pertenece a su marido…. (Historias para aburrir, reír y llorar)

    Me gusta

  5. Por segunda vez en años encuentro a un Jaime Rubio diferente y realmente bueno.
    Un aplauso.
    (Me ha traído hasta aquí el botón “post al azar”, para que conste en acta)

    Me gusta

    • ¿Acaso no advertí que, gracias a ese botón, tu blog sería el más visto del planeta Tierra, hombre de poca fe? A ver, sí es verdad que desde que lo vi me ilusioné como mi hija con muñeca nueva y cada vez que tenía un rato le daba a mi querido botoncico, lo acariciaba, le contaba cosas… Es bien majete y educado Random (le he puesto ese nombre). Pero vamos, no creo que le haya dado más de diez u once mil veces desde que le conocí (que fue hace bastante; unas 24 horas como máximo). Supongo que una cifra insignificante al lado de los millones de fieles seguidores al blog que lo hayan probado).
      Pero sí, te dije que lo iba a utilizar y eso hago. Y si te molesta te fastidias, rencoroso. Y celoso.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.