No te puedes quejar

2163954308_2024af20f7_o

Disculpa, pero te he oído mientras hablabas por teléfono. Decías que odias madrugar y que odias tu trabajo. Me parece increíble que te quejes por tener un cómodo empleo de oficina que te permite pagarte la cerveza que te estás tomando y el móvil de última generación por el que estabas hablando. Levantarte a las siete de la mañana para ir a tu oficina a aguantar al imbécil de tu jefe es una suerte, un privilegio, y más con la que está cayendo. No te puedes quejar.

Piensa si no en el treintañero que se ha quedado sin trabajo y tiene que aceptar un puesto en una cadena de comida rápida, sirviendo refrescos aguados y patatas aceitosas a adolescentes cuya porquería tendrá que limpiar. Este chico no trabajará de nueve a cinco en una cómoda mesa, contestando a correos electrónicos mientras escucha música. No, a él le esperan turnos de doce horas durante noches y fines de semana a cambio de una cuarta parte de tu sueldo.

Pero es que él tampoco se puede quejar. Al menos tiene un empleo. ¿Tú sabes la suerte que tenemos los que podemos ir a trabajar cada mañana y dedicar las mejores horas de nuestras vidas a cumplir los sueños del presidente del consejo de administración de nuestra empresa? Piensa en ese matrimonio con dos hijos que lleva más de tres años en paro y que ha perdido su casa. Los cuatro han tenido que ir a vivir con el padre de él y todos subsisten a duras penas con su pensión, que no llega a los 700 euros.

Y tampoco se pueden quejar. Tienen una casa en la que vivir. Agua, luz, algo en la nevera y los niños van a la escuela, donde al menos tienen una comida caliente al día. Hay gente que vive en la calle, durmiendo entre cartones o en cajeros, y pidiendo limosna para gastársela en vino.

Pero ellos tampoco pueden quejarse. Viven en occidente: tienen albergues, pueden recurrir a Cáritas, cuentan con hospitales y, trabajando duro, podrían recuperar la vida que muchas veces han perdido porque les daba la gana, que al fin y al cabo nadie les obligaba a ser alcohólicos o pobres.

Más difícil lo tienen quienes vienen de países africanos en guerra y se juegan la vida en pateras para llegar a nuestro país y buscarse la vida trabajando sin papeles, y eso si tienen suerte y no acaban de vendedores ambulantes o en la cárcel.

Ojo, que estos son los afortunados, los que al menos han podido huir. En su país se han quedado chavales de diecisiete años que tienen que empuñar un rifle y cortarles las manos a sus enemigos con un machete, que lo he leído en el periódico. Imagina. Eso sí que es jodido. Hay muchos tendones en las muñecas. Es mucho trabajo.

Pero ellos tampoco tienen derecho a quejarse. Siguen vivos, ¿qué más quieren? Y no como ese enemigo que está tumbado bocabajo, con varios agujeros en el torso y sin manos. Él sí que lo tiene mal.

Y tampoco se puede quejar.

Ya me dirás cómo.

35 comentarios en “No te puedes quejar

  1. Pingback: No te puedes quejar

  2. Valiente tontería! De acuerdo, Por pésima que sea tu situación siempre habrá miles de personas que lo estén pasando mucho peor. Pero eso no quiere decir que tengas que conformarte con la precariedad, ni dejar de sufrir por tus desgracias (aunque no vivas la suerte de un refugiado). Desgracia de muchos, consuelo de tontos. Y el que no llora no mama. Si quieres cambiar las injusticias, primero tendrás que protestar.

    Me gusta

  3. Es absurdo eso que dices y hay que ser muy gilipollas y corto de miras para fijarse en el que se ha quedado sin trabajo en lugar de fijarse en el CEO de la compañia.

    Me gusta

  4. Y aunque este violando a tus hijos en una guerra africana, no te puedes quejar…eres un ser consciente inteligente frente a un saltamontes o directamente una piedra…anda que mudo complejo tiene el autor…en Arica también hay gente que se queja de esas cosas, lo que pasa es que las noticias no piensan en ellos, y los espectadores se lo creen…

    Me gusta

  5. Genial, de verdad. Artículos como este, evangelizando el conformismo, la sumisión, el statu quo, la aceptación de una vida miserable, el rancio “no te quejes, una guerra tendrías que haber pasado”, el “vivan las cadenas” o el “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, en resumen, el borreguismo institucionalizado, son precisamente lo que quieren los sátrapas que dirigen este sistema podrido. Enhorabuena Jaime Rubio por hacerles el juego sucio. Espero que nadie te haga caso y sigamos quejándonos hasta que esto cambie.

    Me gusta

  6. Quejarse y quejarse, no sirve de nada, si no actuás. Quejarte no te hace mas fuerte, ni mas sabio, ni siquiera te alivia, solo es ruido: No necesitas tu trabajo, tienes miedo y ese miedo te controla, por eso solo te quejas y no actuás, escoges delegar en un líder tus ilusiones y como solo son ilusiones te las arrebatan con facilidad y te venden esperanza. No te quejes, toma el control.

    Me gusta

  7. Pingback: No te puedes quejar: el ‘Cuentan de un sabio que un día…’ actualizado | El Ventano

  8. Pingback: Conformismo... | Raiden.tk

Los comentarios están cerrados.