Me están insultando en internet

Landscape
Landscape

No puedo evitarlo: aunque el ministro de economía me está mirando mientras explica vete a saber qué, desbloqueo el móvil y le echo un vistazo a las menciones de Twitter. Insultos. Decenas de insultos. La gente se ríe de cómo hablo, de cómo visto, me llaman nazi, me echan la culpa de todo.

El ministro espera una respuesta. Todos esperan una respuesta.

-Sí… Lo miro y te digo algo -nunca falla-. ¿Qué más temas teníamos pendientes?

Echo un vistazo al orden del día. No vamos ni por la mitad. La ministra de agricultura le pregunta algo al de hacienda. Esto me lo puedo saltar, pienso, mientras vuelvo a coger el móvil para mirar Twitter otra vez. Supongo que los demás piensan que me ha llegado un mensaje de alguien importante. Del rey de Suecia o algo así. Y por eso tengo que leerlo en mitad del consejo de ministros.

Hay un tal @SeasonOfGaiman que está haciendo montajes con una foto mía que sale hoy en los periódicos. Este @SeasonOfGaiman la tiene tomada conmigo. Cada día tiene que decirme algo. Miro su avatar. Es un perro de dibujos animados. Entro en su perfil. Insulta a mucha gente. Eso es un consuelo, al menos en parte. No me odia solo a mí.

Será alguien muy decepcionado con su vida. Seguro que tiene un trabajito miserable, grapando cosas. Y nos hace pagar a los demás sus insatisfacciones. Pues mira, @SeasonOfGaiman, yo tengo asuntos importantes de los que ocuparme. Me gustaría saber qué sería de ti de haber ganado la oposición. Tu empresa tendría que decidir entre la grapadora y tú. Y habría ganado la grapadora.

Me están mirando otra vez. Esperan que diga algo. No tengo más remedio que disculparme y pedir que me repitan lo que estaban diciendo. Me cuentan no recuerdo muy bien qué porque en lo único que pienso es en enviar a @SeasonOfGaiman a Guantánamo. Seguro que puedo pedir algún favor así. Soy el presidente del gobierno.

-De acuerdo -contesto, sin estar muy seguro de si estoy de acuerdo.

-¿Pero de acuerdo con cuál de las dos opciones? -Pregunta el ministro de hacienda.

-La primera.

Un perro de dibujos animados. Esa es la imagen de perfil de @SeasonOfGaiman. Ni siquiera se atreve a poner su cara y a firmar con su nombre.

Al llegar a mi despacho hago venir a mi community manager y le pregunto quién es ese perro.

-¿El perro?

-Sí, ¿es un perro famoso?

-Ah, es el perro de los Simpson.

-Ya veo. ¿Y tiene permiso de los Simpson?

-No creo que haga falta.

-Ya, bueno. ¿Te has fijado en que este tuitero se ríe mucho de mí?

-Estas cosas… Ya se sabe… Son inevitables. En redes… En fin…

-¿Y no se podría hacer algo? Es decir, soy el presidente del gobierno.

-Bueno… Er… Podríamos bloquearle.

-Ah, muy bien, muy bien. Hagámoslo. ¿Con eso ya no tuitearía más?

-No, no. Si bloqueamos su cuenta no puede leer nuestros tuits ni nosotros los suyos.

-¿Pero los demás sí pueden?

-Sí.

-Seguiría burlándose de mí.

-Sí. Las redes son así. Siempre habrá gente que no entienda lo que hacemos. Pero bueno, usted tiene más de un millón de seguidores. Eso también es importante. Hay que fijarse en lo bueno, en la gente que nos valora.

-No sé, he visto que muchos de los que me siguen también me insultan. Creo que solo me siguen para burlarse.

-Ya… Eso… En fin… Eso les pasa a todos. No hay que hacerse mala sangre.

Tiene razón, me digo, después de pensar en el tema un rato a solas. Ya basta de preocuparse por un perro. Decido desinstalarme la aplicación del móvil. O lo intento. Tengo que llamar a mi community manager otra vez.

-Oye, ¿cómo puedo quitar Twitter del móvil?

-¿Quiere quitar Twitter del móvil?

-Sí, quiero centrarme en… cosas de… la presidencia… en general.

-Claro. ¿Es Android o Iphone?

-Vas a tener que venir a hacerlo.

Al principio, siento como si me hubiera quitado un peso de encima. Me alegro. Bien. Vamos a concentrarnos en el trabajo. Incluso llamo a la ministra de agricultura para saber qué quería de hacienda. Soy el presidente, ¿no? Debería saber esas cosas.

Pero mientras la señora me cuenta su problema, no puedo evitar perder el hilo de la conversación. Y pienso en @SeasonOfGaiman. ¿Qué estará tuiteando ahora? ¿Me habrá vuelto a insultar? Entro en Twitter con el ordenador y cotilleo su cuenta. Menos mal, no dice nada sobre mí. Está hablando de la última de Tarantino. No le ha gustado. A este tío no le gusta nada.

Cuando llego a casa ya tengo la aplicación instalada de nuevo en el móvil. He tenido que volver a llamar el community.

Después de cenar y ya en el sofá, vuelvo a mirar las menciones y a buscar mi nombre. Más insultos. La gente no descansa. Bueno, @SeasonOfGaiman parece que sí: lleva más de cuatro horas sin tuitear. Algo es algo.

Mi mujer se queja:

-Mariano, deja el móvil.

-Es que me están insultando en internet.

Me despierto en mitad de la noche. A veces me pasa. Son las preocupaciones propias del cargo, que no me dejan dormir ni mucho ni bien. Cojo el móvil de la mesilla de noche. Las 3:50. Al menos me quedan unas cuantas horas de sueño.

Pero cometo el error de mirar Twitter. Me siguen insultando. A las cuatro de la mañana. Joder, ¿es que no tenéis otra cosa que hacer? ¿Emborracharos? ¿Comprar cosas por internet? ¿Dormir? Hijos de puta, sois todos unos hijos de puta.

-¿A ti te insultan mucho por internet? -Le pregunto al día siguiente a la vicepresidenta, que ha venido al despacho a enseñarme unos papeles.

-Sí, bueno, lo normal. Internet, ya se sabe.

-Creo que me tienen manía.

-No hagas caso. Eso nos pasa a todos.

-Yo creo que a algunos partidos les perdonan más cosas en Twitter. Hay mucho rojo, ahí.

-No creas, lo que pasa es que solo te fijas en lo malo.

-Mira esto -le enseño un tuit de @SeasonOfGaiman. Ha cogido una foto de dos señores besándose y les ha puesto mi cara y la de un obispo.

-No hagas caso de estas cosas, hombre.

-¿Te estás riendo?

-No, no, qué va, por favor. Es muy desagradable.

-Te estás riendo.

-Es que me he acordado de una cosa.

Me da igual lo que diga la vicepresidenta. En Twitter hay pandillas y si le caes mal a las pandillas no tienes nada que hacer. Igual es cosa de envidia, no sé. Es decir, soy el presidente del gobierno. El puto presidente del gobierno. Que eso no lo puede decir cualquiera. Bueno, lo puede decir todo el mundo, pero sería mentira.

Pero vamos, lo de las pandillas, fijo que es así. Tengo que admitir que me gustaría caerles bien. Hace unas semanas intenté proponer en el consejo de ministros hacerles caso en algo. No recuerdo qué, pero era algo pequeño, insignificante. Algo de catalanes, creo. No dije que era por gustar en Twitter, claro, lo dejé caer como si fuera una idea mía.

-Igual podríamos…

No me dejaron acabar la frase. Todos se llevaron las manos a la cabeza. El ministro de exteriores estaba enfadadísimo. Parecía que le iba a dar un infarto. No sé por qué se ponía así, si es de exteriores. Hablábamos de España, no de otros países.

-¿Te has fijado? -Le enseño mi móvil al community manager.

-Er… Sí… Ehm… ¿Qué es lo que…?

-Esta cuenta es muy buena. Fíjate la respuesta que le da a @SeasonOfGaiman. Vaya zasca, ¿eh?

-Sí, supongo.

-Podríamos retuitearle, ¿no?

-Huy, no, no, qué va. No podemos hacer eso.

-¿Por qué no?

-¿Es alguien del partido?

-No, solo es un ciudadano respetable.

-¿No sabemos quién es?

-Su nick es @pontevedra529 y tiene un avatar de unos dibujos animados. También es un perro.

-No podemos darle difusión a cualquiera desde la cuenta personal del presidente.

-Ya, entiendo. ¿Y desde la del partido?

-No, no, no.

-Pregúntales. Igual a ellos les apetece.

-No creo. No entra dentro de las líneas de actuación de…

-Llámales, a ver qué te dicen.

-Estoy mirando y @pontevedra529 solo tiene un seguidor.

-Sí, le estoy siguiendo. Me parece muy interesante todo lo que tiene que decir. Es una cuenta nueva que he descubierto.

-Todo lo que ha publicado son respuestas a los tuits de @SeasonOfGaiman.

-Sí, puede ser, puede ser.

-Presidente, ¿puedo preguntarle una cosa?

-Yo no he abierto esta cuenta.

-Er… De acuerdo…

-En serio. La encontré por casualidad.

-Vale, vale.

-Llama al partido.

-Sí… Ehm… No se ofenda, pero… En fin… Deberíamos hacer unfollow a ese tuitero.

-No.

-Es que si alguien lo ve, se va a extrañar.

-Es un ciudadano con cosas sensatas que decir.

-De acuerdo, de acuerdo. Voy a…

-A llamar.

-Sí.

En cuanto sale del despacho, miro el tuit de @pontevedra 529. He dejado tumbado a @SeasonOfGaiman. Se nota porque ni ha contestado. Le he dejado el culo roto.

Para hacer un retuit solo hay que apretar un botón.

Y, evidentemente, tengo acceso.

Porque soy el presidente del gobierno.

Y es mi cuenta.

Tampoco es como si fuera el botón para lanzar cabezas nucleares.

Solo es un tuit.

Me llaman. La secretaria me pasa al community manager.

-En el partido tampoco lo creen apropiado.

-¿El qué?

-El retuit.

-Ah. Vaya.

-Lo siento, señor presidente.

-No pasa nada. Es una pena. Pero no pasa nada.

-Otra vez será. Igual se lo podemos pedir a alguno de los diputados nuevos.

-Eso estaría bien.

-Lo moveré.

-Gracias. Y una cosa.

-¿Sí?

-Yo no abrí esa cuenta.

-Claro que no. Perdone que lo haya sugerido.

-No pasa nada.

Nada más colgar, retuiteo a @pontevedra529. Jódete, @SeasonOfGaiman, jódete.

(Imagen: Flickr Commons)

El peor orador del mundo

orador

Julián Gutiérrez está considerado el peor orador parlamentario de la historia. Trataba temas muy importantes, sin perder el tiempo con escaramuzas políticas de segunda, e intentaba además aportar una perspectiva nueva a estos asuntos. Pero nunca consiguió expresar en voz alta sus ideas de forma convincente.

Por ejemplo y según recoge el diario de sesiones del Congreso, así explicaba su posición contraria al aborto, que en su momento resultó muy significativa, al tratarse de un diputado de izquierdas:

“¡ABORTO NO! ¡ABORTO CACA! ¡CACA! ¡NO HAY QUE ABORTAR! ¡CACA! ¡ABORTO MAL! ¡NO, HOMBRE! ¡NO SE ABORTA! ¡QUE ESO…! ¡A VER, QUE NO!”

Y siguió con ligeras variaciones durante siete minutos durante los que gritó mucho, con la cara roja de indignación.

También se opuso a una reforma laboral que recortaba los derechos de los trabajadores arguyendo lo siguiente:

“¡ASÍ NO, HOMBRE! ¡NO ES ASÍ! ¡HAY QUE HACER COSAS, PERO VAMOS, DE OTRA FORMA! ¡OTRAS COSAS! ¡ASÍ NO! ¡A VER! ¡PENSEMOS UN POCO! ¡SÓLO HAY QUE…! ¡PENSEMOS! ¿NO? ¡JODER, YO ES QUE NO SÉ SI NO ME EXPLICO O QUÉ PASA, PERO ES QUE, JODER! ¡REFORMA CACA! ¡ESTÁ CLARO!”

Gutiérrez era incapaz incluso de contestar con coherencia a las preguntas de una entrevista, como se puede ver en ese ejemplo extraído de un diario de su ciudad natal:

“P: Barack Obama acaba de ser elegido presidente de Estados Unidos. ¿Cómo podría afectar esto a las relaciones entre América y España?

R: Bueno… Er… A ver… ¡Es negro! ¡Eso es…! Está bien, ¿no? ¡Es negro! ¡El primero! Y bueno… ¡España está ahí! ¡Ahí justo! Y entonces… No tiene nada que ver una cosa con la otra, pero vamos, que estoy muy a favor. Muy bien todo. ¡Es negro! ¡Fíjate! Lo digo bien, ¿eh? No… Vaya… Sin segundas ni nada. ¡Negro!”

Hay que insistir en que a pesar de su incapacidad para articular un discurso mínimamente comprensible en voz alta, Gutiérrez estaba considerado un político inteligente y culto. De hecho, recientemente se ha publicado un libro que recoge las notas que habían servido para elaborar sus discursos, y estos textos se han revelado mucho más elocuentes que el resultado final, como se puede apreciar en este ejemplo:

“No creo que sea ni mucho menos absurdo potenciar el uso de energías renovables. Se trata en primer lugar de la necesidad de proteger el planeta en el que vivimos, renunciando tanto a la polución que trae consigo el petróleo como a los peligros de las centrales nucleares. Pero también es una estrategia económica inteligente, ya que la diversificación permitirá que los ciudadanos paguen precios más asequibles y estables, al no depender de un número mínimo de fuentes de energía”.

Sólo que una vez subió al estrado, colocó los micros, bebió un poco de agua y aclaró su voz, gritó lo siguiente:

“ENERGÍA SOLAR, ¿NO? O SEA, ES QUE PARECEMOS TONTOS. HOMBRE, QUE LOS ÁRBOLES Y TAL, ¿CUÁNDO FUE LA ÚLTIMA VEZ QUE VISTEIS EL CIELO CON ESTRELLAS? ¡HAY QUE IRSE A UN PUEBLO PARA ESO! ¡Y JODER CON LA FACTURA! ¡SOLAR Y ESO! ¡O DE LAS OTRAS! ¡COMO EL VIENTO Y TAL, ME REFIERO! ¡PETRÓLEO CACA! ¡QUE ME PASO EL DÍA APAGANDO LUCES! ¡HAY QUE MIRAR ESTO! ¡QUE EL VIENTO ES GRATIS! ¡SOLAR!”

Alguno de sus compañeros le sugirió que se limitara a leer lo que escribía, pero Gutiérrez se negó, aduciendo que “NO, HOMBRE, HAY QUE SER MÁS… ¿CÓMO SE DICE? ¡ESPONTÁNEO! ¡ESO ES! ¡NO LEYENDO COSAS! ¡LEER MAL! ¡HABLAR! ¡ESO ES! ¡HABLAR! ¡COMO EXPLICANDO UN CUENTO! ¡A UN NIÑO! ¡Y LUEGO LAS GAFAS! ¡AHÍ, EN LA PUNTA DE LA NARIZ, COMO UN VIEJO! ¡PARA LEER Y TAL, DIGO! ¡NO, NO! ¡ESPONTÁNEO!”

Tras tres legislaturas como diputado, Gutiérrez dejó su escaño y volvió a dar clases en la universidad. En ocasiones imparte conferencias y también colabora con un programa de radio los fines de semana, comentando la actualidad política. Es aconsejable bajar el volumen cuando comienza su sección.

(Fuente de la imagen).

¿Desea usted que Cataluña sea un pato?

votacion

Se han publicado las dos preguntas que se harán en el referéndum sobre la independencia / dependencia / federación / alquiler de Cataluña el próximo 9 de noviembre. Ahora ya puedo decir que he participado muy de cerca en este proceso, aunque he de admitir yo estaba trabajando en un cuestionario mucho más inclusivo, que finalmente fue descartado. Lo publico aquí, por su interés histórico.

1. ¿Desea que Cataluña sea un estado?

2. En caso afirmativo, ¿de qué color lo quiere?

3. ¿Seguro? ¿Ha comprobado si combina bien con el color de sus ojos?

4. Ya de paso, ¿qué lleva puesto?

5. Quíteselo. No tan deprisa. Describa lentamente cómo se va desnudando para mí.

6. Oh sí, cómo me gusta; sigue así, cariño.

7. En caso de que no quiera que Cataluña sea un estado, ¿qué le gustaría que fuera?

a) Un pato.
b) Un reloj de cuco.
c) Un señor muy enfadado que me mira raro desde la otra punta del vagón y al que yo también miro un poco porque me recuerda a alguien, pero no sé a quién. No tengo ni idea de por qué está tan molesto conmigo, aunque igual todo son imaginaciones mías, no sé.
d) A y C son correctas.
e) ¡Yo quiero que Cataluña sea en realidad Noruega y nos demos cuenta de repente y todos digamos algo así como “pero qué despiste más tonto”!

8. ¿Hasta qué punto se siente oprimido en Cataluña?

a) Bastante, pero la culpa es mía porque he engordado un poco.
b) Nada. De hecho, trabajo como vigilante de la zona azul y me da que el oprime soy yo.
c) Creo que se dice opreso.
d) Opreso Pórbido. Jejeje…

9. ¿Qué superpoder le gustaría tener?

a) Volar.
b) Ser invisible, pero no para colarme en los vestuarios de las chicas. Nadie me cree, pero en realidad sólo quiero que todo el mundo piense que he llegado tarde a la oficina y luego aparecer y decir “AJAJAJÁ, ¿ASÍ QUE HABLANDO MAL DE MÍ SIN NINGÚN MOTIVO, EH? Vergüenza debería daros” y largarme muy indignado a la máquina de café.
c) Poder matar a ese señor muy enfadado de la pregunta de antes sólo con chasquear los dedos porque me está poniendo muy nervioso.
d) Que todos mis pedidos se conviertan en extra grandes por sólo veinte céntimos más.

10. ¿Cuál será el principal cambio que notaremos en caso de que Cataluña se declare independiente?

a) Seremos la Suecia del Mediterráneo: todos altos y rubios.
b) Oriol Pujol confundirá Suecia con Suiza y traerá su dinero de vuelta, con lo que el PIB de la nación se incrementará en un 16%.
c) Los ordenadores se rebelarán y declararán la guerra a la raza humana, pero eso será a nivel global y no tendrá nada que ver con Cataluña.
d) ¡MORIREMOS TODOS! ¡MUY LENTAMENTE! ¡SUFRIENDO MUCHÍSIMO! ¡A MÍ YA ME DUELE UN POCO EL PECHO!

10. Año 2030. Cataluña es independiente y hay robots mayordomos, coches voladores y todos los pedidos son extra grandes a cambio de sólo veinte céntimos. ¿En qué idioma habla esta raza avanzada? Marque sólo una de las opciones.

a) Esperanto.

12. Razone su respuesta.

13. ¿Le gustaría poder votar mañana a la opción perdedora sólo por llevar la contraria?

14. En tal caso y si dentro de un tiempo la opción ganadora demuestra ser un desastre, ¿cada cuántas horas piensa gritar “OS LO DIJE”, intentando disimular su alegría?

15. Año 2030. Cataluña es independiente y hay elecciones a la presidencia de la Generalitat. ¿A qué candidato votaría de entre las siguientes opciones?

a) Oriol Pujol, siempre y cuando las leyes le permitan gobernar desde la cárcel.
b) Tony Stark (en catalán, Antoni Estarch).
c) A ese gato enfadado de internet.
d) Nicolas Sarkozy.
e) José María Aznar.
f) Jejeje… Qué gracioso es el gato. Voy a votarle otra vez.
g) No, mejor pongo una loncha de chorizo en el sobre… Jejeje… Porque los políticos son unos chorizos, ¿lo pillas? ¿Eh? ¿Un chorizo? ¿Porque son unos chorizos? ¿Eh? Es MUY bueno.
h) Quim Gutiérrez

15. ¿Qué hora es?

16. Tengo que ir a la calle Balmes, ¿voy bien de tiempo o mejor aviso de que llegaré tarde?

Resultados de la encuesta:
Mayoría de A: Tus amigos te tienen aprecio, pero también consideran que eres algo cerrado. Intenta compartir más tus experiencias y sentimientos.
Mayoría de B: Apaga la estufa un rato, anda, que se nota que tú no pagas las facturas.
Mayoría de C: Haz caso a las voces de tu cabeza y quema ese maldito edificio. DEBEN MORIR TODOS.
Mayoría de D: Jajaja, qué absurdo. Está más que demostrado que la iniciativa privada es mucho más eficaz porque al ser privada actúa sin que nadie la vea, como un ninja; en cambio, la pública pierde demasiado tiempo arreglándose el nudo de la corbata. Mira, te lo voy a explicar dibujando un gráfico con unas flechitas en una servilleta de papel.

 

(Fuente de la imagen).

Me quejo de cosas

Landscape

Yo siempre he querido ser un señor mayor que se queja de todo cada vez más enfadado hasta que por culpa de la emoción le entra un ataque de tos muy fuerte que hace que se ponga muy rojo. Entonces vendría mi esposa (Margaret) y me obligaría a sentarme y a tomarme una infusión. El médico ya me habrá prohibido el café varias veces, pero yo insistiría gritando mucho en que por una taza no va a pasar nada, hasta que Margaret desistiría y me traería una pequeñita, llena sólo hasta la mitad, que bebería de un trago.

-¿No me habrás puesto descafeinado?
-No, claro que no.
-¡No me gusta que me engañen!
-Que no. Ni siquiera hay descafeinado en casa.
-¡Tú tomas descafeinado!
-Pero no queda.
-Me has puesto descafeinado.

No se me ocurre forma más bonita pasar los domingos. Y cada vez estoy más cerca de conseguirlo porque cada vez veo más cosas que me molestan mucho. Y con razón. Por ejemplo, los jóvenes. ¿Os habéis fijado en que a pesar de que nosotros envejecemos, la gente de 22 años sigue teniendo 22 años? ¿Qué clase de broma es esta? ¿Es que no saben cómo se hacen las cosas? Envejecer hasta morir entre terribles dolores es la base de la civilización occidental. Si todos tuviéramos siempre 22 años, habría demasiada gente y lo que es peor, todos mal peinados y vistiendo de forma ridícula.

Otra cosa que me molesta mucho es el estado de la economía. No aprendemos nada de las crisis. Por ejemplo, el otro día fui a comprar un par de botellas de vino y las pagué con veinte euros. ¿Pero qué clase de intercambio es este? ¿Me llevo un litro y medio de vino tinto y a cambio me pides un trozo de papel? Luego te quejarás de que el negocio te va mal y le echarás la culpa a la liberalización de horarios. Buena suerte con tus papelitos. Que te salgan unas pajaritas bien majas, PRINGADO.

También odio mucho Tumblr. Habría que cerrar Tumblr. Primero porque es impronunciable (yo lo pronuncio “mesa”) y segundo porque se dedican a explotar animales a cambio de recibir más visitas. Los sótanos de Tumblr están llenos de gatos encadenados y mal alimentados a los que obligan a poner caras ridículas para salir en memes espantosos.

Hablando de esclavitud, no soporto los semáforos. ¿Quiénes son esos palos para decirme cuándo debo cruzar y cuándo no? ¿No sería más lógico convertir los pasos de cebra en rotondas y dejar que las aceras y calzadas se regularan libremente? El camino hacia la servidumbre está plagado de semáforos. Mejor morir atropellado libre que vivir esperando de pie como un tonto.

Otra cosa que no aguanto son los crucigramas blancos. ¡No son más que un truco barato para ahorrar tinta! Hablando de tinta, ¿por qué no hay novelas en color? ¡Son todas en blanco y negro! Normal que la gente prefiera el cine y la televisión, que ya está en 3D. ¡ODIO EL CINE EN 3D! Llevo unas gafas para ver de lejos y otras pequeñitas en la punta de la nariz para leer los subtítulos. Si además la peli es en 3D, me tengo que poner un tercer par de gafas por encima. ¿Se creen que tengo el cuello de un culturista? ¿Y POR QUÉ SE LLAMAN CULTURISTAS, SI LO QUE HACEN NO TIENE NADA QUE VER CON LOS LIBROS? Ojo, no digo que sean tontos, ahí no me meto, pero levantan pesas, no enciclopedias. ¡Y las enciclopedias deberían estar ordenadas cronológicamente! ¡El alfabeto es un método absurdo! ¡INTERNET SALE ANTES QUE TELÉFONO!

Ahora tendría que venir Margaret a calmarme. Porque me duele el pecho. De momento, Margaret es una fregona puesta del revés a la que he atado un delantal. Soy consciente de que esto es muy machista, pero es que Margaret es una mujer como las de los años 50: en blanco y negro. En serio, me duele mucho el pecho y estoy temblando. Lo peor es que nadie me hace caso. Me llaman loco sólo porque digo verdades. En el metro. Ayudándome de un megáfono. Suerte que Margaret tiró la escopeta. La encontraron unos niños en el contenedor y… No quiero hablar de eso. Voy a hacerme un café, que por una taza no va a pasar nada y hoy sólo llevo siete.

Manifestación en contra de Saturno

512px-Saturn_Storm

El Partido Popular ha convocado una manifestación en contra del planeta Saturno: “Es un planeta con anillo -explica Carlos Floriano- y nosotros defendemos el matrimonio tradicional entre un hombre y una mujer, o entre un hombre y una muñeca muy realista, de estas que dan incluso un poco de miedo”. El vicesecretario general de organización del PP ha apuntado además que “no entendemos por qué el PSOE no está con nosotros en esta manifestación contra un parricida”, en referencia al hecho de que Saturno se comió a sus hijos. “¿Están los socialistas del lado de los asesinos?”, pregunta Floriano, con cara de no saber leer.

La Asociación de Víctimas de Saturno (AVS) afirma en un comunicado que el planeta “en realidad no es más que una masa gaseosa, un enorme pedo. Lo que deberíamos hacer es disolverlo para que deje de molestarnos con sus conductas antinaturales”. De hecho, la AVS sostiene que el único planeta que merece tal nombre es la Tierra: “Los demás no son más que sucedáneos gaseosos, yermos o helados, y sobre todo herederos de un ya superado paganismo”.

Soraya Rodríguez, portavoz del PSOE en el Congreso, apunta que Saturno es un planeta solidario, “ya que irradia más calor del que recibe del sol, lo cual es un ejemplo para el resto de planetas”, y ha añadido que “la cruzada del Partido Popular contra los planetas gaseosos es una cortina de humo. Literalmente”, en referencia al plan de la AVS de enviar a Saturno un enorme ventilador.

En cuanto a los satélites, Saturnino Pérez, presidente de la AVS, ha afirmado que “no hay por qué tener ningún tipo de consideración hacia el entorno de Saturno”, formado por “cuerpos celestes colaboracionistas. En lo que a nosotros respecta, Titán, Hiperión, Jápeto y los demás también son Saturno”.

Preguntado por su nombre de pila, Saturnino Pérez se ha limitado a silbar y a mirar al techo, para después añadir: “A ver si llega ya el otoño, que estamos ya casi en noviembre y vamos a manifestarnos en manga corta”.

(Fuente de la imagen).

¡El gobierno está asesinando a mucha gente!

4700366222_93f7e42959

 

Los datos están ahí y lo dejan bien claro: el gobierno es responsable de un genocidio. El paro ha bajado en 72.800 personas durante septiembre, pero sólo se han creado 39.500 empleos. ¿Dónde están esas otras 33.300 personas? Es evidente que el gobierno las ha asesinado y posiblemente ha quemado sus cadáveres y ha eliminado toda huella de su existencia.

-¿Es la policía? ¡Hace tres días que mi marido no viene a casa!
-¿Cómo se llama su marido?
-¡Sebastián Gutiérrez Hernández!
-No hay ningún Sebastián Gutiérrez Hernández.
-¿Cómo?
-Por favor, esto es la policía, no llame para gastar bromas.
-Pero…

Y cuelgan. Llamadas como esta habrá habido miles, y eso a pesar de que supongo que habrán escogido a parados solitarios. Y taciturnos. Como mi vecino del cuarto, que no sé si es parado, o pensionista, o qué, pero se pasa todo el día en el bar. En dos o tres semanas, SE LO CARGARÁN, seguro.

Voy a avisarle.

Ya. Primero no me ha hecho caso, luego le he cogido por la camisa y le he gritado QUE TENÍA QUE SALIR DEL PAÍS y al final me han echado del bar. Yo ya no puedo hacer más. Aparte de pasarme toda la noche en la puerta de su casa con el megáfono, gritando: “VAS A MORIR, FULGENCIO; SI NO HUYES, VAS A MORIR”. Se llama Eduardo, pero Fulgencio me parece mucho más gracioso.

Siguiendo con el asunto que nos ocupa (el gobierno está exterminando a los parados), no me extrañaría que un equipo de agentes secretos se metiera de noche por las casas de estos desempleados después de asesinarlos e hiciera desaparecer fotos, libretas y pares de zapatos.

-¡No estoy loca! ¡Llevo veintisiete años casada con tu padre!
-Pero mamá, no sé… Ya hemos estado hasta en el ayuntamiento y ahí nadie sabe nada de ese señor.
-¡De tu padre!
-¿Y dónde están las fotos de la boda?
-¡Nos las han robado!
-Mamá, por favor, me estás asustando.
-¿Y entonces tú de quién eres hijo?
-ESO ME GUSTARÍA SABER A MÍ, ZORRA.

Yo me tomé a broma estás cifras sospechosas hace poco más de un mes, cuando el paro descendió en 31 personas, pero ahora resulta más que evidente que esa fue una primera prueba. Vamos a matar a unos pocos, a ver si funciona. Y funcionó, claro, porque hemos perdido todo el sentido crítico y fuimos por tanto incapaces de darnos cuenta de la trama genocida que este gobierno asesino estaba organizando.

Hemos perdido perspicacia y capacidad de reflexión por culpa de los gifs. Nos ponen gifs por toda la internet para que no prestemos atención a lo verdaderamente importante. Los gifs entretienen y despistan, son el circo de la era de la internet y sin duda los ha diseñado la CIA para frenar toda oposición al sistema. ¿Quién le iba a decir a George Orwell que en la sociedad de Gran Hermano los gifs iban a ser las herramientas opresoras? Nadie, porque Orwell está muerto y hablar sobre cosas de la internet con una tumba es de locos.

Os explico lo de los gifs con un ejemplo:

ira

¿Lo veis? Yo ya no sé de qué hablaba. No puedo apartar la vista de ese señor que se ha hecho daño mientras me carcajeo y pienso: “Jejeje… Es gracioso porque parece tonto y me recuerda a Pepe Viyuela con la silla”.

No, en serio, ¿qué comentábamos? ¿Era algo de mis libros? Es probable. Compradlos. No hace falta que los leáis. No os pienso pedir tanto. Pero compradlos. Pensad que si acabo millonario, me pasaré el día con el Candy Crush y ya no tendré tiempo para escribir ninguna tontería nunca más en la vida hasta el día que me muera. De hambre, imagino, por no levantarme a hacer la cena, enganchado a la pantallita, que es peor que un gif. Creo que a los caramelos de Candy Crush les echan heroína.

 

(Fuente de la imagen).

 

Cómo distinguir a alguien de derechas

derechas

Como todo el mundo sabe, nosotros los de izquierdas somos mejores que los de derechas en casi todo: varios estudios confirman que somos más inteligentes, más guapos y al menos tres centímetros más altos. Además, yo puedo hacer esto con el pulgar. Fíjate, fíjate, ¿a que mola? ¡Y con el otro también!

Durante los últimos años, he observado muy de cerca a la gente de derechas, tanto que incluso en ocasiones llegaba a olerlos. Sí, alguna vez me han llamado la atención por eso mismo. Pero lo importante es que esta experiencia me ha servido para confeccionar una lista de rasgos que en su gran mayoría sirven para identificar a un facha. Lo cual es muy útil si uno, por ejemplo, quiere montar un restaurante sólo para comunistas.

  1. A la gente de derechas no le gusta que la olfateen.
  2. La gente de derechas toma gintonics. Todavía.
  3. A los de derechas les gusta ir de boda.
  4. Y añaden: “¡Mientras no sea la mía!”, para luego reírse muy fuerte.
  5. ¡Los de derechas son calvos! ¡Todos! ¡Sin excepciones!
  6. ¡Las mujeres también! ¡Es horrible! ¡Se quitan la peluca y la dejan en una cabeza de maniquí en la mesilla de noche y luego se bajan uno de los tirantes del camisón, mostrando un hombro, y te guiñan un ojo, con la esperanza de que les hagas el amor con la luz apagada!
  7. Eso, en caso de que estéis casados. Si no, es posible que la mujer llame a la policía y te denuncie por haberte colado en su casa (y en su cama).
  8. Lo cual es muy injusto: el que le ha visto la calva soy yo.
  9. ¿Ves a ese tipo que lleva camisa de manga corta? Es de derechas. Hay que tener mal gusto.
  10. Otra cosa que hacen a menudo los de derechas es masticar con la boca abierta mientras dicen cosas de fachas, como “lo que pasa es que hay mucho vago”, “dicen que hay crisis, pero los bares están llenos”, o “pásame la sal”.
  11. La gente de derechas toma demasiada sal. En serio, un día van a tener un susto, que eso sube mucho la tensión.
  12. La gente de derechas es más de gatos que de perros. Sobre todo los villanos de derechas, que se pasan las tardes acariciando a sus gatos mientras piensan cosas de derechas en sus enormes y malvadas butacas.
  13. La frase anterior suena regular en inglés.
  14. Los de derechas ya tienen el nórdico puesto. ¡Son muy frioleros! ¡Hay que ser fascista!
  15. Hasta donde yo sé, todos los que no saben silbar, son de derechas. (Conozco a una persona que no sabe silbar).
  16. El otro día vi a una señora por la calle que llevaba mucha laca y pensé: “Zorra nazi, por tu culpa nos hemos quedado sin capa de ozono”. Era una tal Pilar Bardem.
  17. Un porcentaje muy elevado de la gente de derechas de más de 40 años está casada y con hijos.
  18. También es habitual que estén pagando una hipoteca. ¡Endeudados hasta las cejas! ¡Putos fachas, qué cosas tienen!
  19. Los fachas van mucho a El Corte Inglés a comprar cosas.
  20. Y a otras tiendas. Son muy de comprar.
  21. Está demostrado que la mayoría de los votantes del PP ha asesinado en alguna ocasión a una stripper en Las Vegas.
  22. Mucha gente de derechas lleva gafas.
  23. Pero no te fíes: ¡hay gente de derechas con lentillas!
  24. La gente con lentillas camina más lento que la gente con gafas.
  25. (Perdón).
  26. La serie favorita de la gente de derechas es Breaking Bad, porque Breaking Bad es buenísima y le gusta a todo el mundo.
  27. La gente de derechas mira la hora en el móvil aunque lleve reloj. Lo cual es muy absurdo. Y lo cual prueba que los de derechas son muy estúpidos.
  28. Qué tonto el tío facha, mirando la hora en el móvil, CUANDO LLEVA UN RELOJ EN LA MUÑECA. Así vota luego, el muy anormal.
  29. Este texto me está saliendo muy largo, así que voy a pegar aquí un gif. El primero que pille de Buzzfeed.
  30. salto
  31. Me he pasado cuatro días y siete horas en Buzzfeed.
  32. Voy a ducharme y a tomarme un café. Ahora vuelvo.
  33. Sigamos hablando de la gente de derechas.
  34. Una cosa que los fachas hacen mucho es ducharse por las noches. Como si fueran niños pequeños. Y luego llegan a la oficina con legañas y el pelo graso.
  35. Es de noche y me he duchado, pero porque llevaba cuatro días mirando gifs de animales. Es algo completamente diferente. Y mañana por la mañana también me ducharé. ¿Por quién me tomas? ¿¡POR JOSÉ MARÍA AZNAR!?
  36. La gente de derechas habla con diminutivos: cafelito, cortadito, cruasantito, cervecita…
  37. Excepto cuando se trata de gintonics. Entonces es “copazo”.
  38. Los de derechas tienen los nudillos más peludos que los de izquierdas. Fíjate, fíjate.
  39. Los peperos tienen tres pezones.
  40. ¿Cómo distinguir a una persona de derechas en un museo? Pregúntale si es de derechas. Si te contesta que sí, es muy probable que lo sea.
  41. Aunque igual ES UN EMBUSTERO.
  42. Lo mejor será secuestrarlo y torturarlo hasta que confiese la verdad.
  43. La gente de derechas está leyendo esto y pensando “pero qué gilipollez”. Los de izquierdas, no. Los de izquierdas saben dónde vivo y vienen a prenderle fuego al edificio.
  44. ¡Socorro! ¡Avisad a la policía! ¡Socorro, peperos, que los comunistas me queman vivo!
  45. Está toda la casa llena de humo… No puedo salir, han atrancado la puerta…
  46. Intentaré llegar a la ventana… Sólo es un primero… Puedo lograrlo…
  47. No puedo respirar… Malditos fachas…
  48. En caso de incendio, la gente de derechas es muy de quemarse.
  49. He llegado… Está abierta… He de ponerme en pie…
  50. Estoy colgando… Ahora debería dejar de teclear y soltarme…
  51. Primero el portát
  52. il. Y ahora
  53. yo.
  54. Creo que me he torcido un tobillo. Y tengo los ojos y la garganta en carne viva por culpa del humo y del calor. Pero al menos he sobrevivido. Ahí llegan los bomberos.
  55. ¿Serán de derechas los bomberos? Voy a preguntarles.