19 características de un buen presidente del gobierno

presi

Es posible que no seas muy inteligente y que no te guste demasiado trabajar. Eso significa que tus únicas salidas laborales son participar en un reality o meterte en política. Concursar en Gran Hermano es ligeramente menos indigno que ser diputado, pero tiene el inconveniente de que lo más probable es que el sueldo sólo te dure un puñado meses, mientras que la carrera política puede ser algo más prolongada en el tiempo. Y ya puestos a perder la dignidad, ¿por qué no aspirar a la presidencia del gobierno? Piensa que un presidente no hace absolutamente nada, ni conducir, ¡tiene hasta chófer!

Por supuesto, no todo el mundo sirve. Estas son las diecinueve características que deberías reunir para ser un presidente del gobierno ideal.

1. No aprendas ningún idioma, aparte de un español justito. Si sabes inglés o cualquier otra lengua extranjera, asegura que no la entiendes y simula un acento muy forzado, algo así como “Espein is a beri nais contri. Contri más yu si it, más yu laic it”.
2. No te dediques a ninguna otra profesión que no sea la de político. Como mucho, sácate unas oposiciones, pero ni se te ocurra ejercer. Es importante que no tengas ningún contacto con la realidad. La realidad podría llevarte a pensar que los trabajadores no reciben sobres con sueldos extra en negro, por ejemplo.
3. No tengas opiniones propias. A partir de ahora, tus principios serán una combinación de muy difícil equilibrio entre: a) las preferencias de la mayoría de tus votantes y b) las necesidades de tu partido.
4. En caso de que haya conflicto de intereses, di que sí a ambos y no hagas nada al respecto.
5. De hecho, lo mejor es no hacer nada nunca. Cualquier acción o declaración hará que alguien que se enfade: lo ideal es mantenerte quieto y callado.
6. A no ser que necesites crear una cortina de humo. Si por ejemplo alguien de tu equipo está acusado de corrupción, resucita a Franco, habla de toros, declárale la guerra al Reino Unido o incendia un hospital infantil. Cualquier cosa antes de que uno de los tuyos se vea obligado a dimitir o, peor, tú te veas obligado a dar explicaciones.
7. Aprende a hablar sobre cosas que no te interesan con gente que no sabes quién es. La mayoría de actos políticos (inauguraciones, campañas, conferencias) no son más que largas conversaciones de ascensor.
8. Cásate con una persona del sexo opuesto.
9. No tienes por qué saber historia, pero sí has de poder utilizarla. Cualquier peligro o controversia es comparable a “los peores momentos de la guerra civil / la dictadura / el nazismo / la Segunda Guerra Mundial / el estalinismo / la Cuba de Fidel” (según la ocasión y las preferencias). Da igual que no haya relación, lo importante es asustar y soliviantar a los propios en contra de los ajenos.
10. No hables de tus ideas: a nadie le importa si eres progresista, conservador, cristiano, ateo, ecologista, liberal… Eso pertenece a tu esfera privada. Es algo muy íntimo. Pero eso sí, cuéntale a todo el mundo de qué equipo de fútbol eres. No vaya a pensar nadie que no te gusta el fútbol.
11. Si tu equipo o la selección llega a alguna final, no trabajes y ve al campo. Lo primero es lo primero.
12. Busca fotos con líderes políticos internacionales, aunque no hables su idioma. Como estos restaurantes que cuelgan fotos de los famosos que han comido allí. Estrecha su mano y después comenta que “hemos tenido una conversación muy enriquecedora que fortalecerá los vínculos entre dos naciones aliadas”.
13. No tengas memoria: piensa que hoy puedes decir una cosa y dentro de seis meses la contraria, según lo que interese en cada momento. Es posible que algún listillo publique tu primera declaración, pero no te preocupes: a nadie le gustan los listillos.
14. Y tampoco te preocupes por tus memorias: te las escribirá otro y no las leerá nadie.
15. Recuerda que tus declaraciones son opiniones sensatas, expresadas con respeto y desde la moderación. Las declaraciones de la oposición son burdos ejemplos de demagogia.
16. Si alguien del partido de la oposición disiente de su líder es porque no están organizados de forma eficiente. Un caos. Si el que discrepa es de tu partido, es simplemente porque hay libertad y pensamiento crítico.
17. Cuando ocurra algo horrible, busca a alguien a quien culpar. Ha de ser fácilmente identificable, pero lo suficientemente difuso como para que el menor número posible de gente se sienta aludido. Por ejemplo, la culpa del paro puede ser del gobierno anterior, de las grandes empresas, de los sindicatos, de los funcionarios o de los propios parados que no están dispuestos a aceptar cualquier trabajo. Depende de lo que le interese a cada cual.
18. Pero no olvides que cuando te retires, necesitarás algún carguito majo, de estos de ir a firmar de vez en cuando y hacer alguna llamada telefónica, así que acuérdate de hacer algunos amigos.
19. En definitiva, lo importante es dormir bien por las noches. Y disfrutar de una reparadora siesta.

Si sigues estos consejos, lo tendrás algo más fácil para alcanzar la presidencia del gobierno. Se trata de un camino difícil y sacrificado, al final del cual le caerás mal a un montón de gente. Pero da igual, si quieres dedicarte a la política, es muy posible que ya le caigas mal a muchos antes de comenzar. Así que ya puestos, mejor oír los insultos desde tu coche oficial blindado y pedirle al chófer que suba el volumen de la música.

 

(Fuente de la imagen).

Anuncios

Franco era catalán

Franco0001

El historiador Jordi Bilbeny ha publicado unos libritos que en los que asegura que Cristóbal Colón y Miguel de Cervantes eran catalanes o, como mucho, checos, pero jamás y en ningún caso españoles.

Precisamente yo estoy a punto de publicar un estudio interesantísimo que demostraría que Francisco Franco también era catalán. Su verdadero nombre sería Francesc Francés, y habría nacido en Les Borges Blanques. Allí conoció a Francesc Macià, de quien heredaría su vocación militar.

Al parecer, Franco bailaba muy bien la sardana y tocaba la tenora. Ganó la Flor Natural en los Juegos Florales de su pueblo con un poema titulado “El meu cor plora pels teus ulls”, militó durante una breve temporada en la Lliga Regionalista e incluso publicó un artículo en La Veu de Catalunya en el que defendía más autogobierno para su país: “Hem de defensar Catalunya de la conspiració judeomasònica espanyolista que ens ofega”, concluía.

Cuando fue destinado a Marruecos, Francés ocultó su origen y cambió su nombre. Y todo por culpa de un error absurdo. Al parecer, unos compañeros, en lo que vendría a ser una alegre novatada, le dieron una paliza “por enano, voz de pito y cara pan”.

Como le sangraban las orejas después de los bofetones que le habían sacudido, no entendió bien las dos últimas palabras. Se puso en pie como pudo –aunque esto no tuvo mucho mérito, ya que al ser pequeñajo, no había mucho que poner en pie– y, después de escupir dos dientes dijo: “Jo no sóc català”. Con esto esperaba ahorrarse futuras palizas, pero sólo consiguió que le llamaran “el gallego” en tono de burla.

De ahí su resentimiento con los catalanes. Siempre creyó que su origen había sido la causa de aquella mala experiencia. Franco se empeñó en ocultarlo desde entonces y desde luego creyó haberlo logrado. Pero no contaba con que muchos no descansamos hasta que encontramos la verdad.

(Dicho sea de paso: sospecho que Jordi Bilbeny es en realidad sevillano y que su verdadero nombre es Jorge Bilbao. Seguiremos informando.)

 

(Texto publicado originalmente en La decadencia del ingenio).

(Fuente de la foto).

Mariano Rajoy está muerto y tenemos 18 pruebas

BNq5KOYCUAAWpY_

Mariano Rajoy está muerto. No me refiero a que sea un cadáver político, que también, sino que falleció hace al menos meses y nos lo están intentando ocultar. Y tengo pruebas, o al menos indicios y pistas, que una vez unidos nos dan una idea clara de lo que realmente está ocurriendo con el presidente:

  1. Sus apariciones públicas más destacadas son a través de pantallas, con lo que podrían ser grabaciones.
  2. Esta táctica no puede sostenerse continuamente, dado que incluso los ciudadanos menos avispados que yo hubieran acabado sospechando, por lo que el gobierno en ocasiones recurre a un doble. Por desgracia para el Partido Popular, este actor apenas puede memorizarse los guiones y no está capacitado para improvisar, como probó el famoso “la segunda ya tal”.
  3. Recordemos otro lapsus de Rajoy o, mejor dicho, de su doble. En mayo de 2013, el actor que le interpreta en el Parlamento se subió al estrado y comenzó su discurso diciendo: “Señor presidente del gobierno, señores y señoras diputados…” Nadie puede olvidar que es presidente de un gobierno. A no ser, claro, que no lo sea.
  4. De ahí que se haya decidido posponer cualquier sesión de control al gobierno hasta septiembre. No es que el PP tenga miedo de Bárcenas, no, en absoluto, se mean en la boca de Bárcenas, pero claro, necesitan preparar una estrategia para enfrentarse a este problema.
  5. Muchos medios han titulado esta noticia con expresiones como “El PP tumba etcétera”. ¿Se trata acaso de una advertencia velada al gobierno, ahora que muchas empresas de comunicación están pasando por momentos económicos difíciles y necesitan publicidad institucional? Probablemente.
  6. Por cierto, sólo en 2012 el PP se negó a quince comparecencias de Rajoy.
  7. Y en los primeros diecisiete meses de su presidencia, Rajoy sólo convocó cinco ruedas de prensa en España.
  8. La delegada del gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, asegura que Bárcenas es una “losa para el PP”. La tercera acepción de losa es sepulcro de cadáver.
  9. Examinemos las recientes declaraciones de Esperanza Aguirre: “Si ha habido corruptos, tenemos que descubrirlos”. Todo el mundo ha dado por supuesto que se refería a la corrupción espiritual de los sobornos y los sobres, pero ¿y si se refería a quitar la sábana que cubre el cuerpo ya corrupto del presidente?
  10. Aguirre estaba con Rajoy durante el famoso accidente en helicóptero. ¿Murió Rajoy en este accidente y Aguirre lo sabe? 
  11. Esto explicaría por qué, a pesar de su exagerada ambición, Aguirre no puede hacer pública la muerte del presidente: ella misma forma parte de la conspiración para ocultarla.
  12. De hecho, es muy probable que Mariano Rajoy no haya llegado vivo ni a jurar el cargo. Recordemos que muchas de las iniciativas de su gobierno van en contra del programa electoral con el que se presentó a las elecciones, comenzando por las subidas de impuestos, incluido el IVA. ¿Acaso Rajoy fue asesinado por una facción enemiga de su propio partido? No puedo afirmarlo con seguridad, por lo que diremos que hay un 98% de posibilidades de que haya sido así.
  13. Pedro J. Ramírez tampoco ha dejado de hacer insinuaciones en su diario, siempre en apoyo de Esperanza Aguirre. Recientemente El Mundo publicaba un artículo sobre las escasas respuestas del gobierno, titulado “Silencio en El Escorial”. Recordemos que Felipe II ordenó la construcción del Monasterio de El Escorial y decidió morir y ser enterrado allí.
  14. ¿Y qué hay de Rubalcaba? Sin duda, también sabe algo y de ahí el reciente acuerdo al que ha llegado con el gobierno. Sus últimas declaraciones resultan asimismo sospechosas: “El tiempo no va a arreglar las cosas”. Todos sabemos que lo único que no tiene solución es la muerte.
  15. El 11 de febrero de 2013, la prensa recogía un supuesto error de Moncloa, que había enviado un comunicado que decía: “Pésame Rajoy por fallecimiento Rajoy”. Se explicó que en realidad se quería hacer referencia a Eugenio Trías, pero es bastante más sensato pensar que el gobierno iba a admitir la muerte del presidente, pero se echó atrás en el último momento.
  16. Rajoy tiene una cuenta en Twitter, que lleva “su equipo“. Los tuits que escribía él mismo iban firmados como MR. Si no me equivoco, el último tuit que ha firmado es del 24 de noviembre de 2011. ¿No tiene tiempo para juntar un máximo de 140 caracteres, incluyendo la firma? Sospechoso.
  17. The Economist publicaba en octubre del año pasado un reportaje en el que se calificaba a Rajoy de “misterioso” y se decía que “sus problemas” estaban “empeorando”. ¿Problemas de salud? Seguro, porque también se aseguraba que España podría quedar atrapada “en una espiral de la muerte”.
  18. En febrero de este año, era el Financial Times quien lanzaba insinuaciones, al asegurar que “Mariano Rajoy se enfrenta a la batalla de su vida”, expresión que se usa a menudo en referencia a quien acaban de diagnosticar un cáncer.

Puede que ninguna de estas pruebas sirviera de algo en un tribunal, pero una vez se examinan todos estos indicios en conjunto, resulta muy difícil creer que Rajoy siga vivo. Quizás murió en el accidente de helicóptero, quizás de cáncer, puede que ahogado en su propia saliva mientras dormía. No hay forma de saberlo, al menos aún. Pero no cabe duda de que el gobierno ha de dar un paso al frente y reconocer esta verdad, para después convocar elecciones que se disputen entre candidatos relativamente vivos.

España puede enfrentarse a la inestabilidad, pero no a las mentiras.

(Fuente de la foto al doble de Rajoy mostrando cara de acongoje).

Cosas tuyas

Landscape

A: ¡SOCORRO! ¡NO ME MATES!

B: ¿Yo? No sé de qué hablas…

A: ¡Me estás clavando un cuchillo en el pecho!

B: Pero qué dices, ¡esto es un peine!

A: ¡Basta, estoy sangrando!

B: Anda, exagerado.

A: ¡NO! ¡BAJA LA PISTOLA! ¡AAAAH! ¡ME HAS DADO EN LA BARRIGA! ¡AAAAAAH!

B: No digas tonterías, yo estoy aquí tan tranquilo, esperando al autobús, pensando en mis cosas.

A: ¡Pero si estamos en mi casa!

B: Yo no tengo la culpa de que el autobús pase por aquí. Reclama al ayuntamiento o a quien sea.

A: ¿Qué es eso? ¿Qué me das?

B: Agua.

A: Ah, gracias, veo que has entrado en razón… ¡Sabe amarga!

B: Es que el agua de grifo de Barcelona es un asco.

A: ¡Me has envenenado!

B: ¿¡Yo!? ¿Pero por qué dices eso? Me estás ofendiendo con estas acusaciones infundadas.

A: ¡Al menos hazlo rápido! ¡Basta ya de tanto sufrimiento! ¿Qué haces con esa cuerda?

B: Nada, nada; me estoy atando los zapatos.

A: ¿Pero tú crees que la lámpara aguantará?

B: Los zapatos, te digo.

A: ¡Ah! ¡Suéltame! ¡No! ¡No quiero morir ahorc…! Au… Te dije que no aguantaría.

B: ¿El qué?

A: Estoy sangrando por todas partes, tengo el estómago revuelto, me he torcido el tobillo, me has roto la lámpara…

B: En serio, no dices más que tonterías. ¿No tendrás fiebre?

A: ¡AH! ¡BASTA! ¡NO! ¡EN LA CARA, NO! ¡SUELTA LA SARTÉN!

B: Jajaja, qué humor más raro tienes.

A: Mif dientef…

B: Jajaja…

A: ¡Qué me estás echando! Huele a… ¿Es gasolina?

B: No, hombre, si fuera gasolina y te tirara esta cerilla por encima, arderías en llamas.

A: ¿Se puede arder en otra cosa que no sea llamas? ¡AAAAH! ¡AAAAAH! ¡QUEMA! ¡POR FAVOR! ¡AYÚDAME! ¡AAAAAH! ¡Aaaah…! Menos mal que rodando se ha apagado… Duele… Llama a una ambulancia, por favor. ¿Qué haces? ¿Dónde me llevas? Suéltame.

B: Yo no te llevo a ningún lado. Vas tú solo. Yo te sigo.

A: No, por la ventana, no. ¡No! ¡Para! ¡Aaaaah!

B: ¿Qué dices? No te oigo.

A: Jajaja… Vivo en un primero… Jajaja… Sólo me he roto las dos piernas y varias costillas.

B: En serio, no entiendo lo que me estás contando. ¿Te encuentras bien?

A: ¿Eso es mi piano?

B: ¿Un piano? No hombre, no, ¿qué haría yo con un piano?

A: ¡NO! ¡NO ME LO TIRES ENCIMA! ¡NO!

B: Deja de inventar cosas, que me estás preocupando.

A: Ha caído sobre el lado izquierdo. Aún sigo vivo. Me duele todo, excepto lo que ya no siento, pero sigo vivo. ¿Qué es eso?

B: El móvil.

A: ¿Le estás quitando la anilla a una granada?

B: Que no, que es el móvil. Me ha llegado un guadsap.

A: ¡Ah! ¡Socorro! ¡Señora, corra, es una granada! Ah no, era el móvil.

B: Si te lo estoy diciendo. Mira qué foto más graciosa me han enviado. Es un perro.

A: Ah, pues sí. Jejeje… Envíamela.

B: Voy.

A: ¡NO ERA UNA FOTO DE UN PERRO! ¡ERA UNA GRANADA! ¡AH! ¡SOCORRO!

(Se oye una explosión. Mueren A y la señora).

B: Anda, coño, si tenía razón él. Si le estaba asesinando. Anda. Fíjate.

(Fuente de la imagen).

El sueldo, esa rémora comunista

nave

Ha llegado el momento de trabajar duro por el país. Pero de verdad. Estamos en crisis y ya no podemos contar con privilegios absurdos y liberticidas como las pensiones, los subsidios de desempleo, las indemnizaciones por despido, el café de media mañana, la educación y la sanidad públicas, el agua corriente, el derecho a huelga, los tratamientos gratuitos contra el cáncer y ya puestos por qué no pedís una manicura, so vagos.

Eso está claro. Y lo sabemos todos. Quien ahora esté sin nada, debería haber ahorrado durante la época de vacas gordas en lugar de comprarse ese horrible abrigo de G-Star Raw, que sólo te gustaba porque tiene el logo de la marca por toda la espalda, so hortera. Ahora, por hortera, no te queda más perspectiva que pegarte un tiro. Ah no, que no puedes pagarte las balas.

Pues mala suerte.

Pringao.

En definitiva, hay que ir más allá. Me refiero a los sueldos. Cobrar por trabajar no es más que un claro atentado a la libertad de los empresarios, que han de poder triunfar adecuadamente con sus ideas astutas, como vender cedés, gracias a la protección del gobierno, cuya función, como gobierno mínimo que debe ser, es garantizar los derechos de las empresas.

Sé que a una minoría estalinista no le gustará esta idea, pero es evidente que cae por su propio peso: la riqueza de un país se asienta justamente en el empresariado, y a éste no se le puede lastrar con la carga de los sueldos, porque si no, el producto interior bruto se quedará estancado y esto sólo se traducirá en más desempleo. Aún.

¿Y quién quiere estar sin trabajo? ¿Aparte de ti, maldito vago?

Sí, soy consciente de que el sistema de cobrar por trabajar tenía sus ventajas, pero está claro que es obsoleto e insostenible, ya que irremediablemente produce paro: los empresarios no se pueden permitir más que un número finito de empleados, no vaya a ser que sus beneficios anuales se reduzcan en algún que otro punto porcentual. En cambio, si el trabajador tiene un coste cero, el empresario puede contratar a infinitos trabajadores, lo cual se traducirá como es natural en una eliminación del desempleo en España.

ES CIENCIA ECONÓMICA, ESTÚPIDO.

Asimismo, al haber una mayor mano de obra, parece más que evidente que se podría terminar con lacras como las horas extras y la saturación de trabajo: cada cual podría hacer sus funciones y volverse a dormir al parque debajo de unos cuantos cartones tras apenas doce o trece horas de trabajo.

No apreciar las bondades de este sistema y los perjuicios que provocan los sueldos es simplemente estar anclado en un pasado izquierdoso que sólo conduce a la ruina y al asesinato de cientos de millones de personas. Ya es hora de aplicar criterios científicos a la economía. Criterios que den resultado y que nos ayuden a mantener un crecimiento económico sostenido y prolongado en el tiempo, gracias a un mercado libre de interferencias, exceptuando aquellas interferencias que favorezcan a la banca. Como es natural.

Es más: hemos venido al mundo a trabajar y esto es lo que sin ningún tipo de dudas nos realiza como personas. Si trabajar es nuestra obligación como seres humanos y además es un placer, no tiene ningún sentido cobrar por hacerlo. Y es que el dinero no tiene nada que ver con el trabajo. Quien quiera ser rico, que haga lo que han hecho siempre los ricos: heredar o robar.

 

(Fuente de la imagen).

(Texto originalmente publicado en La decadencia del ingenio).

Esto sólo pasa en España

periodicos

A: Esto sólo pasa en España.
B: ¿El qué?
A: Esto. MIRE, MIRE (le pone un periódico debajo de la nariz).
B: (Lee) “El anticiclón de las Azores se instala sobre la península…” Bueno, también afecta a Portugal. Y por lo que veo, a Andorra.
A: Sólo pasa en España, le digo. Hágame caso, que sé de lo que hablo. Es increíble. Y no es lo único. Porque este país es de pandereta. MIRE, MIRE (le pone el cuarto volumen de la Enciclopedia Espasa debajo de la nariz).
B: “Felipe II fue coronado rey el 15 de enero de 1556…” Sí, no fue rey de Portugal hasta más tarde.
A: ¿Lo ve? Sólo pasa en España. Es que lo que no pase aquí… Lo de este país es de traca. Spain is different, decían ya los romanos, y con razón. MIRE, MIRE (le pone un globo terráqueo debajo de la nariz).
B: ¿Qué?
A: El Ebro. El Ebro sólo pasa en España. Y AÚN HAY MÁS (le pone un Ipad debajo de la nariz).
B: “Rajoy pedirá en Bruselas nuevas medidas de crecimiento…” Pues tampoco es un titular tan espectacular…
A: ¿Cómo que no? ¿CÓMO QUE NO? ¿Pero usted cuándo ha visto que un país crezca? ¿Y dónde nos vamos a meter? ¿En el Mediterráneo? ¿Y cargarnos la dieta mediterránea? ¿O en Francia? ¿Usted cree que los franceses lo permitirán? Porque Francia es un país serio, y no como nosotros, que siempre hemos sido el chiste de Europa.
B: Igual podemos crecer hacia Portugal. Son como pequeños y parece que no le importan mucho a nadie.
A: No se fíe de los portugueses. Son aliados del inglés. Ya nos la jugaron en la batalla de… Ehm… Por allá por la Edad MedLO QUE NO PASE EN ESTE PAÍS, NO PASA EN NINGÚN LADO, le digo. ¿Qué otro país tiene Madrid como capital y Andalucía como una de sus comunidades autónomas?
B: Hombre, pues visto así…
A: NINGUNO, ya se lo digo yo. Eso sólo pasa en España. Esta paloma de aquí sólo pasa en España. La de al lado tiene cara de francesa. Con más porte. Más elegancia. Más internacional. La otra es de aquí y no la saque de aquí porque no sabría qué hacer.
B: Ya se apañaría, la pobre.
A: No aguantaría ni dos minutos. NI DOS MINUTOS. Los españoles cuando nos vamos fuera, en seguida volvemos porque no aguantamos ni dos minutos. NI DOS MINUTOS. Se lo digo yo que me fui un verano con mi mujer de vacaciones a Francia y nos volvimos a los dos minutos DE RELOJ, escandalizados por el alto número de franceses que había en Francia.
B: Eso sólo pasa en Francia.
A: Que es como tiene que ser, y no como aquí: menos españoles, de todo. Métase en el metro, si no me cree: hay negros, gitanos, catalanes, ornitorrincos, ecuatorianos, paralelianos, meridianos… Eso sólo pasa aquí. En España. Sólo pasa en España.
B: Pero no todo es malo.
A: No, claro. Antes le mencionaba la dieta mediterránea. Invento única y exclusivamente de los españoles: los italianos no comen más que pizza y macarrones, como los niños, y los griegos son pobres. El norte de África no cuenta porque no es el Mediterráneo, sino África, como su propio nombre indica.
B: Pero el Mediterráneo es un mar bastante grande.
A: Como en España no se come en ningún lado, le digo. Y todo sano y ligero: pescado, croquetas, calamares a la romana, ensalada rebozada, empanadillas, patatas bravas, tortilla de patatas, wiener schnitzel, doble big mac con queso, rosbif, helado de vainilla… Todo muy frito y a ser posible rebozado, siempre en la misma piscina de aceite, para que no se pierdan los nutrientes de ninguno de los alimentos.
B: Dicho así, no suena muy bien.
A: Como en España, no se come en ningún sitio. Esto lo sabe todo el mundo. Si no me cree, vaya usted al aeropuerto de París, donde yo pasé dos minutos. De reloj. Por oposición a los minutos de lavadora. Comí una chocolatina, Kit Kat creo que la llamaban, y no estaba rebozada ni nada por el estilo. Muy cruda para mi gusto.
B: No, si ya…
A: Pero claro, luego volvemos a España y sí, se come muy bien, pero qué país y qué paisanaje. No me extraña que la gente emigre. Hay cosas que sólo pasan en España, MIRE, MIRE (le coloca un 386 con monitor en 256 colores debajo de la nariz).
B: “Carberry guides Solwhit home at Cheltenham…” Pero esto es una noticia de caballos. De un periódico irlan…
A: SÓLO PASA EN ESPAÑA, LE DIGO. Y ES QUE HAY COSAS QUE SÓLO PASAN AQUÍ: la corrupción, el franquismo, el comunismo, las carreras de caballos irlandeses, la dieta mediterránea, Bankia, las comunidades autónomas, los länder, los estados federales, los impuestos, las infracciones de tráfico, los relojes de cuco, el queso idiazábal, el parmesano, el cheddar, todo el queso del mundo, los toros, las vacas, la prensa rosa, los americanos, el terrorismo internacional, los retrasos en los vuelos, los retrasos en los trenes, los retrasos en la regla y los retrasos en los ministros. SÓLO, le digo, SÓLO PASA EN ESPAÑA.
B: De acuerdo, de acuerdo. Pero no se enfade.
A: Otro ejemplo: MIRE, MIRE (le pone un elefante bajo la nariz).
B: ¿Es un elefante? ¿Es un elefante español?
A: Lleva una revista en la trompa. Lea el titular.
B: “La Nasa revela que Marte reunió condiciones para la vida…”
A: ¿Lo ve? Incluso en Marte nos pasan la mano por la cara.
B: Aquí también hay vida.
A: ¿Y qué? ¿Acaso la Nasa nos investiga? NO. Y eso que nos tiene más cerca. ¿Por qué? Porque España no es un país, es un chiste. Y la Nasa prefiere irse a otro planeta antes que venir a España. PORQUE NO NOS ENTIENDEN NI ELLOS. Como lo oye. NI LOS CIENTÍFICOS DE LA NASA.
B: De todas formas, aún hay motivos para la esperanza.
A: ¿Usted cree?
B: Sí, mire, en Marte a lo mejor hubo vida. Pero aquí hay vida en marte, en miércole, en jueve…
A: …
B: Quería acabar con una nota de humor.
A: …
A: Babadumchassssss

Fuente de la imagen.

Godzilla y el debate sobre el estado de la nación

godzilla

El debate sobre el estado de la nación se saldó con tres muertos y diecisiete heridos, cifras similares a las de hace dos años, cuando murieron dos diputados y resultaron heridos veintiuno.

La jornada comenzó con el discurso de Mariano Rajoy, que exigió a gritos y de forma muy contundente, “la dimisión en pleno tanto del presidente como de los ministros de este gobierno, que nos ha dejado seis millones de parados y un nuevo disco de Extremoduro. ¿Hasta cuándo tendremos que soportar esto?”.

Una vez se dio cuenta de que Soraya Sáenz de Santamaría le tiraba de la chaqueta y después de que la ministra le recordara que él era el presidente, Rajoy carraspeó, reordenó los papeles, le preguntó a Sáenz de Santamaría “¿segura?” y “¿desde cuando?”, y prosiguió con su discurso, explicando que seis millones de parados no son tantos, “al fin y al cabo, todavía hay una mayoría de la población con empleo”.

Rubalcaba increpó a Rajoy apelando a los sentimientos y le recordó que “ya no me contestas a los whatsapps… Veo que te conectaste y que el mensaje tiene doble clic… ¿Es que ya no me quieres?”. En su contrarréplica, Rajoy explicó que necesitaba su espacio y que por favor no le atosigara. “Y hoy he quedado con mis amigos para ver el fútbol, te aviso porque luego no quiero discusiones tontas”.

Llegó el turno de los partidos pequeños y todos nos fuimos al bar a tomar unas cañas. La anécdota del día llegó cuando el portavoz de Izquierda Plural tuvo que salir corriendo, croquetita en mano, a dar su discurso. Además, Duran i Lleida hizo su intervención desde la suite del hotel, mientras le hacían la pedicura.

Al día siguiente, fue muy aplaudida la intervención de Tony Soprano, sobre todo en lo que hacía referencia al caso Bárcenas: “¿Bárcenas? No sé de qué me está hablando. Yo no conozco a ningún Bárcenas. Y tú tampoco. ¿Verdad que no? ¿A que nos hemos confundido? Eso me parecía. Buen chico”.

Más conflictivo fue el discurso de Godzilla, causante una vez más de los muertos y heridos. Antes de soltar fuego por la boca y devorar a los ministros Cristóbal Montoro y Alberto Ruiz-Gallardón, además de a la diputada Rosa Díez, Godzilla expuso las ideas económicas básicas de su partido: recortar los impuestos a las pymes, ofrecer ayudas a los empresarios que contraten a jóvenes, incrementar los impuestos a los más ricos y destruir la ciudad de Tokio.

El teniente coronel de la guardia civil Antonio Tejero cerró la ronda de intervenciones soltando tacos y disparando al aire.

Mariano Rajoy respondió brevemente a los portavoces de los grupos parlamentarios por orden: “Sí, sí, no, quizás, no, no, no, a veces, no, mi color favorito es el rojo, no, sí, no, gracias, no, bueno, sí, no sé, no entiendo mi letra, y no me extiendo más, que tengo una partida de Apalabrados a medias”. Al oírlo, Rubalcaba no pudo evitar gritar: “¡Claro, tienes tiempo para jugar al Apalabrados, pero no para contestar a mis mensajes!”

Touché.

El árbitro señaló el final del partido cuando el marcador recogía un resultado de 6 a J, favorable a la banca. El personal de limpieza despertó a los diputados, muchos de los cuales llevaban durmiendo desde la mañana del jueves (el jueves 18 de octubre de 2012). No hubo declaraciones a la salida, a excepción de dos rugidos de Godzilla, que tenía hambre.

(Publicado originalmente en Periódico Diagonal).