El sueldo, esa rémora comunista

nave

Ha llegado el momento de trabajar duro por el país. Pero de verdad. Estamos en crisis y ya no podemos contar con privilegios absurdos y liberticidas como las pensiones, los subsidios de desempleo, las indemnizaciones por despido, el café de media mañana, la educación y la sanidad públicas, el agua corriente, el derecho a huelga, los tratamientos gratuitos contra el cáncer y ya puestos por qué no pedís una manicura, so vagos.

Eso está claro. Y lo sabemos todos. Quien ahora esté sin nada, debería haber ahorrado durante la época de vacas gordas en lugar de comprarse ese horrible abrigo de G-Star Raw, que sólo te gustaba porque tiene el logo de la marca por toda la espalda, so hortera. Ahora, por hortera, no te queda más perspectiva que pegarte un tiro. Ah no, que no puedes pagarte las balas.

Pues mala suerte.

Pringao.

En definitiva, hay que ir más allá. Me refiero a los sueldos. Cobrar por trabajar no es más que un claro atentado a la libertad de los empresarios, que han de poder triunfar adecuadamente con sus ideas astutas, como vender cedés, gracias a la protección del gobierno, cuya función, como gobierno mínimo que debe ser, es garantizar los derechos de las empresas.

Sé que a una minoría estalinista no le gustará esta idea, pero es evidente que cae por su propio peso: la riqueza de un país se asienta justamente en el empresariado, y a éste no se le puede lastrar con la carga de los sueldos, porque si no, el producto interior bruto se quedará estancado y esto sólo se traducirá en más desempleo. Aún.

¿Y quién quiere estar sin trabajo? ¿Aparte de ti, maldito vago?

Sí, soy consciente de que el sistema de cobrar por trabajar tenía sus ventajas, pero está claro que es obsoleto e insostenible, ya que irremediablemente produce paro: los empresarios no se pueden permitir más que un número finito de empleados, no vaya a ser que sus beneficios anuales se reduzcan en algún que otro punto porcentual. En cambio, si el trabajador tiene un coste cero, el empresario puede contratar a infinitos trabajadores, lo cual se traducirá como es natural en una eliminación del desempleo en España.

ES CIENCIA ECONÓMICA, ESTÚPIDO.

Asimismo, al haber una mayor mano de obra, parece más que evidente que se podría terminar con lacras como las horas extras y la saturación de trabajo: cada cual podría hacer sus funciones y volverse a dormir al parque debajo de unos cuantos cartones tras apenas doce o trece horas de trabajo.

No apreciar las bondades de este sistema y los perjuicios que provocan los sueldos es simplemente estar anclado en un pasado izquierdoso que sólo conduce a la ruina y al asesinato de cientos de millones de personas. Ya es hora de aplicar criterios científicos a la economía. Criterios que den resultado y que nos ayuden a mantener un crecimiento económico sostenido y prolongado en el tiempo, gracias a un mercado libre de interferencias, exceptuando aquellas interferencias que favorezcan a la banca. Como es natural.

Es más: hemos venido al mundo a trabajar y esto es lo que sin ningún tipo de dudas nos realiza como personas. Si trabajar es nuestra obligación como seres humanos y además es un placer, no tiene ningún sentido cobrar por hacerlo. Y es que el dinero no tiene nada que ver con el trabajo. Quien quiera ser rico, que haga lo que han hecho siempre los ricos: heredar o robar.

 

(Fuente de la imagen).

(Texto originalmente publicado en La decadencia del ingenio).

Anuncios

7 comentarios en “El sueldo, esa rémora comunista

  1. …y a todo esto que tiene que ver la foto de la señorita comprobando la cúpula de bombardeo de un B17? una imagen subliminal de una solución para acabar con los jubilados y huelguistas?

    Me gusta

  2. Pingback: El sueldo, esa rémora comunista | cerca del mediterraneo

  3. En cambio, si el trabajador tiene un coste cero, el empresario puede contratar a infinitos trabajadores, lo cual se traducirá como es natural en una eliminación del desempleo en España.

    Lo que pasa es que no hacen falta infinitos puestos de trabajo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.