Vladímir Putin: “En Rusia somos todos muy viriles, diría que por el frío”

Vladímir Putin, presidente de Rusia, me recibe en su dacha, con el torso desnudo y sudado.

-Perdona, estaba haciendo algo de ejercicio -me explica, mientras se pasa una toalla por el pecho-. No hay nada como comenzar la jornada haciendo tres mil setecientas flexiones con un cerdo de setenta kilos subido a la espalda.

He viajado hasta su residencia de verano en el Mar Negro para preguntarle por la polémica ley que impide a los homosexuales hacer pública su condición. Mientras cabalgamos juntos por el monte, Putin me explica que esta normativa simplemente quiere proteger el orden social: “No podemos permitir que los homosexuales vayan por ahí diciendo que son homosexuales. ¿Qué será lo próximo? ¿Ciudadanos que no estén de acuerdo conmigo? ¿Personas expresando su opinión? Eso supondría el caos”.

1

El presidente de Rusia se pone filosófico y añade que “tampoco hace falta decir todo lo que somos. Yo no voy por ahí explicando que asesiné a la periodista Anna Politkóvskaya, por ejemplo, y no soy menos feliz por eso”.

Las penas por hacer “propaganda” de las preferencias sexuales van desde una multa hasta quince días de cárcel y la deportación en el caso de los extranjeros, aunque Putin se considera más partidario de las “charlas aleccionadoras”, como hacían en la KGB. “Yo la homosexualidad la curo a hostias”, dice, entrelazando sus dedos con los míos mientras paseamos por el río, en lo que él llama “un gesto varonil típico de los cosacos”.

2

“Por otro lado, en Rusia apenas hay homosexuales. En Rusia somos todos muy viriles, diría que por el frío. Ven, bañémonos juntos”. Entre risas chapoteamos en el agua, mientras le pregunto por los Juegos Olímpicos de invierno y la preocupación que está despertando esta legislación en contra de la homosexualidad. “Para empezar, los juegos de invierno no le interesan a nadie. Así que en todo caso el COI debería agradecer está polémica porque significa que a lo mejor hay alguien que enciende la tele para verlos. Por otro lado, no vamos a discriminar a ningún atleta homosexual. Eso sí, los maricas van a correr con tacones. Pero eso no es discriminación, simplemente les estamos dando lo que piden. ¿No quieren comportarse como hembras? Pues eso”. ¿Y las lesbianas? “El lesbianismo no existe -explica, muy convencido-. Eso es propaganda americana. No tiene ningún sentido. Es anatómicamente inconsistente. Como mucho, besitos durante algún Erasmus, pero nada más”.

3

Nos quitamos la ropa mojada y nos tumbamos al sol, en la orilla. “Hablando de deporte, ¿sabes que soy cinturón negro de judo? Ven, que te enseño unas llaves”. Entrelazamos nuestros cuerpos desnudos, emulando a los luchadores griegos que protagonizaron tantas olimpiadas clásicas, hasta que el sol se pone, momento en el que recogemos nuestra ropa y volvemos a casa, cabalgando hacia el anochecer.

“El problema de los homosexuales -explica mientras tomamos un té- es que no saben disfrutar de la compañía de otros hombres, de la verdadera amistad masculina. Por ejemplo, si yo te acaricio la entrepierna, como estoy haciendo ahora, es simplemente por cordialidad. No son nada más que unas caricias cariñosas que aprovecho para comparar tamaños y para mostrarte de forma viril mi afecto y mi amistad. Es como una palmada en la espalda, un brindis con cerveza o un beso con lengua y mucha saliva. Nada sexual. Puedes hacer lo mismo, si quieres”.

Intento excusarme y salir de la habitación, pero en la puerta hay dos agentes de seguridad. “Piotr, el de la derecha -me susurra Putin al oído, mientras me abraza por detrás-, mató a un oso con una sola mano”.

Anuncios

17 comentarios en “Vladímir Putin: “En Rusia somos todos muy viriles, diría que por el frío”

  1. Pingback: Vladímir Putin: “En Rusia somos todos muy viriles, diría que por el frío”

  2. Pingback: Vladímir Putin: “En Rusia somos todos muy viriles, diría que por el frío” | Lejos del tiempo

  3. Señor Putin, sabemos que sus demostraciones de hombría sólo son una manifestaciñón de su complejo de inferioridad. Dado que no es por la talla sólo puede ser por tener un miembro viril pequeño. Por eso, también, odia a los homosexuales. Lo más probable es que además de ser poco hombre sea un homosexual reprimido. Y eso no es tan malo como a usted le parece. Pero a mí me resulta divertido ver los esfuerzos de un estúpido por ocultar su condición reprimiendo a los suyos.

    Me gusta

  4. De politicos, a cientificos de la preferencias sexuales,… Las causa de la homosexualidad europea por Evo Morales.

    Me gusta

  5. Grandisimo articulo!
    Solo aportar q llevo unos meses viviendo en Rusia y q desgraciadamente el sentimiento anti gay esta muy extendido incluso en las grandes ciudades. De hecho no he conocido a nadie q me dijera q esta en contra de la nueva ley. No es mania de Putin… el odio homofobo es parte de esta sociedad.

    Me gusta

  6. Jajaja… que patraña mas graciosa. el/la que narró esta informacion debe ser muy bueno para hacer chistes. el día en que un presidente le dé una entrevista a un periodista van a caer las nubes del cielo. y segundo, lo de americanismo gay es verdad… puedo asegurar que en USA el 35% de los hombres y mujeres son homosexuales… no hay nada de malo, pero sí que anden demostrandoce por ahí,porque aparte de gays, que repito, no tiene nada de malo… parecen infantiles tambien demostrandoce así.

    Me gusta

  7. entonces los rusos son todos maricones y viven deprimidos con eso, porque tienen una vida sexual de mierda con sus mujeres, basta con mirarles a la cara, parece que han nascido todos con depresion, que pais de mierda

    Me gusta

  8. Pingback: Vladímir Putin: “En Rusia somos todos muy viriles, diría que por el frío” | Tol.News

Los comentarios están cerrados.