El sueldo, esa rémora comunista

nave

Ha llegado el momento de trabajar duro por el país. Pero de verdad. Estamos en crisis y ya no podemos contar con privilegios absurdos y liberticidas como las pensiones, los subsidios de desempleo, las indemnizaciones por despido, el café de media mañana, la educación y la sanidad públicas, el agua corriente, el derecho a huelga, los tratamientos gratuitos contra el cáncer y ya puestos por qué no pedís una manicura, so vagos.

Eso está claro. Y lo sabemos todos. Quien ahora esté sin nada, debería haber ahorrado durante la época de vacas gordas en lugar de comprarse ese horrible abrigo de G-Star Raw, que sólo te gustaba porque tiene el logo de la marca por toda la espalda, so hortera. Ahora, por hortera, no te queda más perspectiva que pegarte un tiro. Ah no, que no puedes pagarte las balas.

Pues mala suerte.

Pringao.

En definitiva, hay que ir más allá. Me refiero a los sueldos. Cobrar por trabajar no es más que un claro atentado a la libertad de los empresarios, que han de poder triunfar adecuadamente con sus ideas astutas, como vender cedés, gracias a la protección del gobierno, cuya función, como gobierno mínimo que debe ser, es garantizar los derechos de las empresas.

Sé que a una minoría estalinista no le gustará esta idea, pero es evidente que cae por su propio peso: la riqueza de un país se asienta justamente en el empresariado, y a éste no se le puede lastrar con la carga de los sueldos, porque si no, el producto interior bruto se quedará estancado y esto sólo se traducirá en más desempleo. Aún.

¿Y quién quiere estar sin trabajo? ¿Aparte de ti, maldito vago?

Sí, soy consciente de que el sistema de cobrar por trabajar tenía sus ventajas, pero está claro que es obsoleto e insostenible, ya que irremediablemente produce paro: los empresarios no se pueden permitir más que un número finito de empleados, no vaya a ser que sus beneficios anuales se reduzcan en algún que otro punto porcentual. En cambio, si el trabajador tiene un coste cero, el empresario puede contratar a infinitos trabajadores, lo cual se traducirá como es natural en una eliminación del desempleo en España.

ES CIENCIA ECONÓMICA, ESTÚPIDO.

Asimismo, al haber una mayor mano de obra, parece más que evidente que se podría terminar con lacras como las horas extras y la saturación de trabajo: cada cual podría hacer sus funciones y volverse a dormir al parque debajo de unos cuantos cartones tras apenas doce o trece horas de trabajo.

No apreciar las bondades de este sistema y los perjuicios que provocan los sueldos es simplemente estar anclado en un pasado izquierdoso que sólo conduce a la ruina y al asesinato de cientos de millones de personas. Ya es hora de aplicar criterios científicos a la economía. Criterios que den resultado y que nos ayuden a mantener un crecimiento económico sostenido y prolongado en el tiempo, gracias a un mercado libre de interferencias, exceptuando aquellas interferencias que favorezcan a la banca. Como es natural.

Es más: hemos venido al mundo a trabajar y esto es lo que sin ningún tipo de dudas nos realiza como personas. Si trabajar es nuestra obligación como seres humanos y además es un placer, no tiene ningún sentido cobrar por hacerlo. Y es que el dinero no tiene nada que ver con el trabajo. Quien quiera ser rico, que haga lo que han hecho siempre los ricos: heredar o robar.

 

(Fuente de la imagen).

(Texto originalmente publicado en La decadencia del ingenio).

Anuncios

Esto sólo pasa en España

periodicos

A: Esto sólo pasa en España.
B: ¿El qué?
A: Esto. MIRE, MIRE (le pone un periódico debajo de la nariz).
B: (Lee) “El anticiclón de las Azores se instala sobre la península…” Bueno, también afecta a Portugal. Y por lo que veo, a Andorra.
A: Sólo pasa en España, le digo. Hágame caso, que sé de lo que hablo. Es increíble. Y no es lo único. Porque este país es de pandereta. MIRE, MIRE (le pone el cuarto volumen de la Enciclopedia Espasa debajo de la nariz).
B: “Felipe II fue coronado rey el 15 de enero de 1556…” Sí, no fue rey de Portugal hasta más tarde.
A: ¿Lo ve? Sólo pasa en España. Es que lo que no pase aquí… Lo de este país es de traca. Spain is different, decían ya los romanos, y con razón. MIRE, MIRE (le pone un globo terráqueo debajo de la nariz).
B: ¿Qué?
A: El Ebro. El Ebro sólo pasa en España. Y AÚN HAY MÁS (le pone un Ipad debajo de la nariz).
B: “Rajoy pedirá en Bruselas nuevas medidas de crecimiento…” Pues tampoco es un titular tan espectacular…
A: ¿Cómo que no? ¿CÓMO QUE NO? ¿Pero usted cuándo ha visto que un país crezca? ¿Y dónde nos vamos a meter? ¿En el Mediterráneo? ¿Y cargarnos la dieta mediterránea? ¿O en Francia? ¿Usted cree que los franceses lo permitirán? Porque Francia es un país serio, y no como nosotros, que siempre hemos sido el chiste de Europa.
B: Igual podemos crecer hacia Portugal. Son como pequeños y parece que no le importan mucho a nadie.
A: No se fíe de los portugueses. Son aliados del inglés. Ya nos la jugaron en la batalla de… Ehm… Por allá por la Edad MedLO QUE NO PASE EN ESTE PAÍS, NO PASA EN NINGÚN LADO, le digo. ¿Qué otro país tiene Madrid como capital y Andalucía como una de sus comunidades autónomas?
B: Hombre, pues visto así…
A: NINGUNO, ya se lo digo yo. Eso sólo pasa en España. Esta paloma de aquí sólo pasa en España. La de al lado tiene cara de francesa. Con más porte. Más elegancia. Más internacional. La otra es de aquí y no la saque de aquí porque no sabría qué hacer.
B: Ya se apañaría, la pobre.
A: No aguantaría ni dos minutos. NI DOS MINUTOS. Los españoles cuando nos vamos fuera, en seguida volvemos porque no aguantamos ni dos minutos. NI DOS MINUTOS. Se lo digo yo que me fui un verano con mi mujer de vacaciones a Francia y nos volvimos a los dos minutos DE RELOJ, escandalizados por el alto número de franceses que había en Francia.
B: Eso sólo pasa en Francia.
A: Que es como tiene que ser, y no como aquí: menos españoles, de todo. Métase en el metro, si no me cree: hay negros, gitanos, catalanes, ornitorrincos, ecuatorianos, paralelianos, meridianos… Eso sólo pasa aquí. En España. Sólo pasa en España.
B: Pero no todo es malo.
A: No, claro. Antes le mencionaba la dieta mediterránea. Invento única y exclusivamente de los españoles: los italianos no comen más que pizza y macarrones, como los niños, y los griegos son pobres. El norte de África no cuenta porque no es el Mediterráneo, sino África, como su propio nombre indica.
B: Pero el Mediterráneo es un mar bastante grande.
A: Como en España no se come en ningún lado, le digo. Y todo sano y ligero: pescado, croquetas, calamares a la romana, ensalada rebozada, empanadillas, patatas bravas, tortilla de patatas, wiener schnitzel, doble big mac con queso, rosbif, helado de vainilla… Todo muy frito y a ser posible rebozado, siempre en la misma piscina de aceite, para que no se pierdan los nutrientes de ninguno de los alimentos.
B: Dicho así, no suena muy bien.
A: Como en España, no se come en ningún sitio. Esto lo sabe todo el mundo. Si no me cree, vaya usted al aeropuerto de París, donde yo pasé dos minutos. De reloj. Por oposición a los minutos de lavadora. Comí una chocolatina, Kit Kat creo que la llamaban, y no estaba rebozada ni nada por el estilo. Muy cruda para mi gusto.
B: No, si ya…
A: Pero claro, luego volvemos a España y sí, se come muy bien, pero qué país y qué paisanaje. No me extraña que la gente emigre. Hay cosas que sólo pasan en España, MIRE, MIRE (le coloca un 386 con monitor en 256 colores debajo de la nariz).
B: “Carberry guides Solwhit home at Cheltenham…” Pero esto es una noticia de caballos. De un periódico irlan…
A: SÓLO PASA EN ESPAÑA, LE DIGO. Y ES QUE HAY COSAS QUE SÓLO PASAN AQUÍ: la corrupción, el franquismo, el comunismo, las carreras de caballos irlandeses, la dieta mediterránea, Bankia, las comunidades autónomas, los länder, los estados federales, los impuestos, las infracciones de tráfico, los relojes de cuco, el queso idiazábal, el parmesano, el cheddar, todo el queso del mundo, los toros, las vacas, la prensa rosa, los americanos, el terrorismo internacional, los retrasos en los vuelos, los retrasos en los trenes, los retrasos en la regla y los retrasos en los ministros. SÓLO, le digo, SÓLO PASA EN ESPAÑA.
B: De acuerdo, de acuerdo. Pero no se enfade.
A: Otro ejemplo: MIRE, MIRE (le pone un elefante bajo la nariz).
B: ¿Es un elefante? ¿Es un elefante español?
A: Lleva una revista en la trompa. Lea el titular.
B: “La Nasa revela que Marte reunió condiciones para la vida…”
A: ¿Lo ve? Incluso en Marte nos pasan la mano por la cara.
B: Aquí también hay vida.
A: ¿Y qué? ¿Acaso la Nasa nos investiga? NO. Y eso que nos tiene más cerca. ¿Por qué? Porque España no es un país, es un chiste. Y la Nasa prefiere irse a otro planeta antes que venir a España. PORQUE NO NOS ENTIENDEN NI ELLOS. Como lo oye. NI LOS CIENTÍFICOS DE LA NASA.
B: De todas formas, aún hay motivos para la esperanza.
A: ¿Usted cree?
B: Sí, mire, en Marte a lo mejor hubo vida. Pero aquí hay vida en marte, en miércole, en jueve…
A: …
B: Quería acabar con una nota de humor.
A: …
A: Babadumchassssss

Fuente de la imagen.

Godzilla y el debate sobre el estado de la nación

godzilla

El debate sobre el estado de la nación se saldó con tres muertos y diecisiete heridos, cifras similares a las de hace dos años, cuando murieron dos diputados y resultaron heridos veintiuno.

La jornada comenzó con el discurso de Mariano Rajoy, que exigió a gritos y de forma muy contundente, “la dimisión en pleno tanto del presidente como de los ministros de este gobierno, que nos ha dejado seis millones de parados y un nuevo disco de Extremoduro. ¿Hasta cuándo tendremos que soportar esto?”.

Una vez se dio cuenta de que Soraya Sáenz de Santamaría le tiraba de la chaqueta y después de que la ministra le recordara que él era el presidente, Rajoy carraspeó, reordenó los papeles, le preguntó a Sáenz de Santamaría “¿segura?” y “¿desde cuando?”, y prosiguió con su discurso, explicando que seis millones de parados no son tantos, “al fin y al cabo, todavía hay una mayoría de la población con empleo”.

Rubalcaba increpó a Rajoy apelando a los sentimientos y le recordó que “ya no me contestas a los whatsapps… Veo que te conectaste y que el mensaje tiene doble clic… ¿Es que ya no me quieres?”. En su contrarréplica, Rajoy explicó que necesitaba su espacio y que por favor no le atosigara. “Y hoy he quedado con mis amigos para ver el fútbol, te aviso porque luego no quiero discusiones tontas”.

Llegó el turno de los partidos pequeños y todos nos fuimos al bar a tomar unas cañas. La anécdota del día llegó cuando el portavoz de Izquierda Plural tuvo que salir corriendo, croquetita en mano, a dar su discurso. Además, Duran i Lleida hizo su intervención desde la suite del hotel, mientras le hacían la pedicura.

Al día siguiente, fue muy aplaudida la intervención de Tony Soprano, sobre todo en lo que hacía referencia al caso Bárcenas: “¿Bárcenas? No sé de qué me está hablando. Yo no conozco a ningún Bárcenas. Y tú tampoco. ¿Verdad que no? ¿A que nos hemos confundido? Eso me parecía. Buen chico”.

Más conflictivo fue el discurso de Godzilla, causante una vez más de los muertos y heridos. Antes de soltar fuego por la boca y devorar a los ministros Cristóbal Montoro y Alberto Ruiz-Gallardón, además de a la diputada Rosa Díez, Godzilla expuso las ideas económicas básicas de su partido: recortar los impuestos a las pymes, ofrecer ayudas a los empresarios que contraten a jóvenes, incrementar los impuestos a los más ricos y destruir la ciudad de Tokio.

El teniente coronel de la guardia civil Antonio Tejero cerró la ronda de intervenciones soltando tacos y disparando al aire.

Mariano Rajoy respondió brevemente a los portavoces de los grupos parlamentarios por orden: “Sí, sí, no, quizás, no, no, no, a veces, no, mi color favorito es el rojo, no, sí, no, gracias, no, bueno, sí, no sé, no entiendo mi letra, y no me extiendo más, que tengo una partida de Apalabrados a medias”. Al oírlo, Rubalcaba no pudo evitar gritar: “¡Claro, tienes tiempo para jugar al Apalabrados, pero no para contestar a mis mensajes!”

Touché.

El árbitro señaló el final del partido cuando el marcador recogía un resultado de 6 a J, favorable a la banca. El personal de limpieza despertó a los diputados, muchos de los cuales llevaban durmiendo desde la mañana del jueves (el jueves 18 de octubre de 2012). No hubo declaraciones a la salida, a excepción de dos rugidos de Godzilla, que tenía hambre.

(Publicado originalmente en Periódico Diagonal).